“Crecí en una América que invirtió en sus pequeños y construyó una importante clase media, que permitió a millones de niños salir de la pobreza y tener vidas decentes”.

Elizabeth Warren ha abierto su discurso diciendo que jamás había soñado con ser la telonera del presidente Bill Clinton, “ese hombre increíble que tuvo el sentido común de casarse con una de las mujeres más estupendas del planeta [Hillary Clinton]”. Warren es la gran esperanza de la izquierda más radical del Partido Demócrata —muchos quisieran ver en Obama algo de ese izquierdismo que ella destila— y estos días apuesta por un escaño al Senado por Massachusetts en una competición muy ajustada contra el republicano afín al Tea Party Scott Brown —quien tomó el relevo electoral del escaño dejado por Ted Kennedy tras su fallecimiento—.

Warren, en realidad, ha sido telonera de otro presidente, Bill Clinton, pero de quien se ha venido a hablar a Charlotte, mucho y bien, es de Obama. “Estoy aquí esta noche para hablar de gente que trabaja mucho y duro; gente que se levanta temprano; se acuesta tarde, cocinan su cena y ayudan a sus hijos con los deberes”, ha dicho Warren, que ha relatado sus humildes orígenes. “Yo no siempre fui así, como me ven ahora, a los 13 años servía mesas y me casé a los 19”. “Este es un gran país”, ha pasado a decir. “Crecí en una América que invirtió en sus pequeños y construyó una importante clase media, que permitió a millones de niños salir de la pobreza y tener vidas decentes”.

La candidata al Senado ha recordado que esa clase media está tocada. Con Mitt Romney no estará mejor. “Los republicanos dicen que no creen en el Gobierno. ¡Claro que creen! Creen en el Gobierno para ayudarse a sí mismos y a sus poderosos amigos”, ha dicho entre grandes exclamaciones de aprobación. “Después de todo, Mitt Romney es el tipo que ha dicho que las corporaciones son gente”.

“No, Gobernador Romney, no son gente”, ha exclamado Warren, catedrática y asesora financiera del presidente. “La gente tiene corazón, hijos, trabajos, se ponen enfermos, lloran y bailan. Viven, aman y se mueren”, ha proseguido. “Todo eso importa. Importa porque no gobernamos este país para las corporaciones, lo gobernamos para la gente”. “Y esa es la razón por la que necesitamos a Obama”.

Acérrima crítica de Wall Street, Warren estuvo detrás de la reforma del sistema financiero aprobada por Obama, hoy ha vuelto a aportar por esa reforma. “Después de la crisis financiera, el presidente sabía que teníamos que limpiar Wall Street”, ha enfatizado Warren. “Somos estadounidenses. Celebramos el éxito. Simplemente no queremos que se amañe el juego”, ha remarcado.

De nuevo ha habido una referencia a Ted Kennedy. “Hace cuatro años se dirigió a nuestra convención por última vez”, ha contado. “Nunca hemos perdido la creencia de que estamos llamados para un país mejor y un mundo mejor”, dijo entonces Kenendy. Generación tras generación, “los americanos han respondido a esa llamada y ahora es nuestro turno”.

“Joe Biden está listo. Barack Obama está listo. Yo estoy preparada. Usted también lo está. Gracias. Dios bendiga a América”, ha finalizado Warren ensordecida por los vítores y aplausos de la gente.

FUENTE: EL PAIS

Comments

comments