Lo aseguró el ministro de Hacienda provincial, Ángel Elettore. Agregó que el Ejecutivo local tomó las previsiones para pagar sueldos y realizar obras este año y el 2013. Advirtió que para el gobierno nacional la disputa es “a todo o nada”. De la Sota volvió a pedir diálogo

A pesar del traspié en la Corte, Córdoba no declarará la emergencia económica

Crédito foto: www.cij.gov.ar

Sin haber llegado ayer a un acuerdo en la Corte Suprema por una presunta deuda previsional de 1.000 millones de pesos que mantiene el gobierno nacional, la provincia de Córdoba descartó esta mañana declarar la emergencia económica.

Así lo afirmó el ministro de Economía localÁngel Elettore, quien destacó que desde el Ejecutivo provincial se tomaron las previsiones necesarias para pagar sueldos y realizar obras públicas este año y en 2013.

En declaraciones a una radio local, el cordobés agregó que “para la Nación (la disputa)es a todo o nada, o bajamos las jubilaciones o no nos dan la plata”, advirtió.

“Nos dijeron que debemos bajar las jubilaciones, eliminar el 82% móvil y modificar el cálculo del haber inicial o no habrá un peso. Así es imposible dialogar“, consideró en diálogo con Cadena 3.

En este marco, el gobernador José Manuel de la Sota volvió esta mañana a pedir diálogo y afirmó que eso “no significa ser destituyente ni conspirador”.

“Nosotros fuimos ayer con el mejor espíritu, porque sabemos que el mejor camino es el diálogo, por eso me pasé ocho meses intentando que la Presidente me reciba”, dijo y lamentó que los enviados del Gobierno se hayan “perdido una oportunidad histórica de celebrar un buen acuerdo“.

De la Sota criticó nuevamente al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y al titular de la Anses, Diego Bossi: “Llegaron con un relato que ya se lo habían escrito antes de ir a la Corte”. “Se la pasaron hablando, mezclando datos, datos tan confiables como los del INDEC“, se quejó el cordobés.

Al ser consultado en Radio 10 sobre la posibilidad de que la embestida del Ejecutivo nacional contra su persona tenga que ver con sus aspiraciones presidenciales, De la Sota afirmó: “No sé cómo me ve y me importa poco (…) una democracia debe tener dirigentes con convicciones, pero sin fanáticos, porque –advirtió- el fanatismo es enemigo de la convivencia“.

Para concluir, opinó que “no sólo el Gobierno tiene fanáticos, en la oposición algunos también ven todo mal y contribuyen a tener una Argentina bipolar, una Argentina dividida”.

FUENTE: INFOBAE

Comments

comments