Las empresas que piensan ampliarse apenas superan a las que planean reducirse. Las perspectivas son las más débiles de América y están al nivel de Europa.

 

Las expectativas de creación de empleo en la Argentina para el próximo trimestre son las más bajas desde la crisis de 2009. Las compañías que planean contratar más personal son apenas más que las que piensan reducirlo. Y el fenómeno no se replica en otros países de la región, lo que indicaría que las malas perspectivas obedecen a cuestiones internas.

 

Los datos surgen de una encuesta que realiza cada trimestre a nivel mundial la empresa de personal Manpower. En el país, la mayoría de las firmas (78%) piensa mantener el número de empleados. Del resto, son apenas más las que prevén incrementarlo (12%) que las que planean reducirlo (9%).

 

En promedio y en números redondos, la expectativa neta de creación de empleo en la Argentina (la diferencia entre los que contratarán y los que despedirán) es de 4 puntos, mucho menos que otros países americanos y en línea con el promedio europeo (en Grecia, España o Italia, las perspectivas son fuertemente negativas).

 

“En un año, las expectativas cayeron 14 puntos en Brasil y la Argentina. Pero en Brasil pasaron a 24 puntos. Argentina también estaba entre 15 y 20 puntos hace un año, pero desde el tercer trimestre de 2011 empezó a bajar; eso no pasó en el resto de la región y estaría indicando que se trata de una situación propia”, evalúa el director general de Manpower Argentina, Alfredo Fagalde. Según su análisis, con las paritarias ya cerradas, “resulta evidente que los débiles planes de contratación son consecuencia de una continua disminución en la actividad económica” y no de la incertidumbre en materia de salarios.

 

La medición muestra significativas diferencias entre regiones: en la Patagonia, la perspectiva es notablemente positiva (la diferencia entre los que piensan ampliarse y los que planean reducirse es de 22 puntos), mientras que en Cuyo (-4) y la región pampeana (-2), la perspectiva es directamente negativa.

 

Por sectores, los que tienen más expectativas positivas son la administración pública y educación y transporte y servicios públicos, mientras que en minería y construcción son más los que prevén reducciones que los que piensan ampliarse.

FUENTE: CLARÍN/I ECO

Comments

comments