Pretoria, 12 sep (PL) El conflicto minero en Suráfrica tiende a agravarse con las protestas de unos mil 500 trabajadores que bloquearon los accesos y obligaron al cierre del yacimiento de Bathopele, de la compañía británica Anglo American Platinum.

Armados con palos y otros instrumentos, los manifestantes gritaron consignas y llamaron a sus colegas a sumarse a la huelga, a la par que enfrentaron a las fuerzas antidisturbios.

Bathopele está ubicado en el centro de la zona productora de platino, cuyo precio ascendió alrededor del 20 por ciento en el mercado mundial en las últimas semanas tras los incidentes en la mina Marikana, 100 kilómetros al noroeste de Johannesburgo.

El 16 de agosto en ese yacimiento perecieron 34 personas en enfrentamientos con la policía y otros 10 murieron antes en choques entre sindicatos rivales, entre ellos dos efectivos policiales.

Luego de negociaciones para llegar a arreglos entre representantes del gobierno, empleadores y sindicatos, algunos de los gremios y la firma Lonmin, tercera productora mundial de platino, llegaron a acuerdos.

Este miércoles fue encontrado en las inmediaciones de Marikana un cadáver de un presumible minero con profundos cortes en la espalda y la cabeza, reveló la policía.

Los trabajadores reclaman mayor salario y mejora de las condiciones de vidas, aspectos los cuales las empresas tienen la responsabilidad de solucionar, según el gobierno.

La compañía Anglo American Platinum, primera productora mundial del metal, informó que fueron interrumpidas algunas de las operaciones y consideró la situación de «intimidaciones generalizadas».

En un comunicado señaló que con la medida intenta proteger a sus empleados que «no están en huelga» de las «intimaciones externas».

Unos mil trabajadores sostuvieron enfrentamientos la noche del martes con la seguridad de la mina, informó la policía.

Esa firma tiene en la zona cuatro minas que representan casi el 17 por ciento de la producción total de la compañía, a su vez el 40 por ciento de la producción mundial.

Empleados de la mina de oro Gold Fields, de Carletonville, de otro lado, también protagonizaron incidentes y fueron reprimidos con gases lacrimógenos por los cuerpos de seguridad.

Los mineros intentaron obstruir con barras de hierro y cemento las vías del ferrocarril que conducen al yacimiento.

Comments

comments