El régimen cubano afirmó que espera una respuesta de EEUU para encontrar una salida al caso del contratista preso. Su esposa había dicho que “no sobrevivirá a esa experiencia”
Crédito foto: Reuters
“Cuba reitera su disposición a dialogar con el Gobierno de los Estados Unidos para encontrar una solución al caso del señor Gross y continúa esperando una respuesta”, señala una declaración firmada por la directora del área de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Josefina Vidal.
La nota, a la que accedió la agencia AP, es una reacción a los comentarios sobre la mala salud del contratista por parte de su esposa, quien lo visitó la semana pasada.
Judy Gross dijo sentirse “desolada frente a la apariencia” del contratista. “La salud de Alan continúa deteriorándoseHa perdido 47,7 kilos y ha desarrollado artritis degenerativa y una masa detrás de su omóplato derecho”, indicó en un comunicado.
La mujer puntualizó que si bien el espíritu de su esposo “se mantiene fuerte”, teme que“no sobrevivirá a esta terrible experiencia”. “Le ruego al presidente (Raúl) Castro, como esposo y padre que es, que ponga fin a nuestra angustia y permita que Alan regrese con su familia y con su madre moribunda”, añadió.
“El estado de salud del señor Gross sigue siendo normal y realiza regularmente intensos ejercicios físicos”, replicó Vidal.
Gross, de 63 años, fue detenido por distribuir material tecnológico a una comunidad judía en la isla mientras trabajaba para la empresa Development Alternatives (DAI), una subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid).
Quince meses después, en marzo de 2011, fue condenado por el Tribunal Provincial Popular de La Habana 15 años de prisión, acusado de participar en un supuesto “proyecto subversivo del Gobierno de Estados Unidos” contra Cuba mediante el uso de sistemas de info-comunicaciones.
Aunque nunca lo ha hecho público explícitamente, el régimen cubano deslizó, en otras ocasiones, la posibilidad de negociar la libertad de Gross a cambio de la de cinco agentes cubanos condenados a largas penas de prisión en Estados Unidos, uno de los cuales se encuentra en libertad vigilada.

Comments

comments