LA ESCANDALOSA SITUACIÓN QUE DEMUESTRA FALTA DE INTERÉS Y DESPOJO DE INFRAESTRUCTURA:

Por tercera vez en el año colapsaron los baños de la centenaria escuela Rafael O­bligado ubicada en el departamento de Zonda. Los directivos de la escuela ya no saben con qué cara decirles a los padres que las clases se suspenden otra vez por el mismo problema. Es más, ya venían restringiendo la ida de los chicos a los baños porque se palpitaba el desenlace que se produjo ayer.

Tres de las tapas de las cámaras sépticas en el baño de las nenas cedieron, poniendo en peligro la vida de cualquiera de ellas, además del insoportable mal olor. Conjuntamente colapsó el único baño de los docentes y las aguas servidas ganaron el patio (ver foto) mezclándose con el agua potable, acumulada también en el mismo lugar, por la rotura del flotante del tanque.

Como si esto fuera poco el baño de los varones se encuentra en similares condiciones y dos de los salones en establecimiento no tienen luz.

“Y esta está hermosa a comparación de cómo están otras escuelas”, grito con ironía uno de los empleados del obrador provincial dependiente Arquitectura desde el baño mientras trabajaba sin barbijo ni la indumentaria adecuada.
“Por suerte y gracias a las gestiones que hizo la directora, llegaron hoy los obreros para ver si lo pueden solucionar”, le dijo a DIARIO HUARPE Myriam Rodríguez, secretaria del establecimiento.
Desde luego las clases fueron suspendidas en los dos turnos (en los que asisten alrededor de 500 chicos), hasta que el problema medianamente se solucione. Y decimos medianamente porque la solución definitiva serían baños nuevos.

Las obras esperadas

“La semana pasada han venido de la empresa que construiría los nuevos baños para sacar los costos de la obra”, contó la secretaria. Su­pues­tamente y si los presupuestos son aprobados, en un mes la empresa constructora empezaría a construir los nuevos baños en la escuela. No obstante, hasta esa fecha los colapsos en las cañerías podrían continuar.

Además, los inconveniente también se presentarían porque cuando se estén reparando los baños los chicos no van a tener dónde hacer sus necesidades. “Espero que por lo menos tengan previsto baños químicos”, dijo una portera.

El otro problema que aqueja a la comunidad educativa se presenta en el flotante del tanque de agua y la bomba que extrae del subsuelo el líquido que va a ese tanque centenario.

“No sé si la bomba es muy chiquita o qué pero sobre el mediodía nos quedamos sin agua”, contó la secretaria. “Además el fin de semana se rompió el flotante eléctrico y el tanque se rebalsó”, agregó.

La historia de la Rafael O­bligado se repite en muchas escuelas de la provincia y ni hablar de la limpieza, la pintura y el descuido de los proyectados espacios verdes que hoy en ninguna de los establecimientos, ni siquiera en los entregados últimamente, existen.

Comments

comments