POR SANTIAGO RADICE/clarín

La protesta nació en Facebook y Twitter. Y se largó a caminar sola.

La convocatoria para la movilización del jueves tuvo un disparador concreto: surgió de sitios como Facebook y Twitter. Y se extendió a través de los distintos servicios de mensajería instantánea en forma de cadenas. Después, el fenómeno político se largó a caminar solo y en las calles de Buenos Aires y la principales capitales del país se empezaron a entremezclarjóvenes cercanos a la tecnología con gente mayor para la que Internet no es más que una palabra moderna.

Pero fueron sitos como Facebook y Twitter los canales que permitieron transmitir, formalizar y masificar la convocatoria.

Previo a la protesta, se creó una enorme cantidad de grupos en las redes sociales, desde donde se fomentaba y se alentaba a las personas a sumarse y participar activamente de las movilizaciones.

A Twitter y Facebook se sumaron también los servicios de mensajería instantánea como el BlackBerry Messenger (de los celulares Blackberry) y el Whatsapp, entre otros tantos. Desde esas herramientas se generaron las grandes cadenas de mensajes que convocaban a participar de la protesta.

En la Ciudad, la marcha hacia la Plaza de Mayo había sido pautada para las 20, pero fue tan grande la acumulación de gente que la movilización empezó antes.

Mientras tanto, en Twitter, la red social de los 140 caracteres, donde predomina la inmediatez, los usuarios ya se sacaban fotos y las compartían con sus seguidores. La gente escribía y relataba todo a través de sus smartphones.

Lentamente iba comenzando la habitual guerra de hashtags – palabras clave, etiquetas que se usan para seguir un tema -, entre los que estaban a favor y en contra del cacerolazo.

Así surgían algunas palabras clave como #SerCaceroludoEs y #13asta (mezcla de la fecha y “basta”). Estos términos acumularon gran cantidad de mensajes, pero no lograron mantenerse entre lo más mencionado en esa red.

La razón es que a diferencia de otras ocasiones, no hubo un hashtag predominante que monopolizara el debate. La palabra #cacerolazo, muy mencionada en la noche del jueves, no figuró en la lista de tendencias porque Twitter no la registró como una novedad.

Esto se debió a que anteriormente ya había sido Trending Topic (Tema del Momento).

Los sitios funcionaron a su vez como termómetro político.

Sin intermediarios, permitieron captar la opinión de las personas.

Hubo comentarios a favor y en contra de las movilizaciones. Se trató de un fenómeno convocado e impulsado desde las redes sociales. Un fenómeno que sin duda trascendió la Web.

Comments

comments