Una gran cantidad de sapos muertos encontrados en una de las acequias del departamento de Valle Fértil despertaron en los pobladores del paradisíaco lugar infinidades de interrogantes que hasta ayer no había respuestas ni siquiera extra oficiales.

Desde luego el hecho se relacionó inmediatamente en la comunidad vallista con lo sucedido en el mes de abril, cuando en el dique San Agustín aparecieron cientos de peces muertos.

Según las inspecciones en ese momento por los técnicos de la dependencia ambiental, la razón que provocó la muerte de los peces se debieron a la aparición de un tipo de alga llamada “Ceratium Hirundinella”, la cual provocó la disminución de los valores de oxígeno en el agua.

De todos modos en el ideario de los vallistos quedaron algunas dudas sobre la posibilidad de contaminación química que ahora con la muerte de los sapos resurgen. En aquel informe de Ambiente se mencionó que se eliminaba cualquier teoría de contaminación porque no hubo otras especies muertas como por ejemplo los renacuajos que sí son susceptibles a este tipo de efectos.

En diálogo con DIARIO HUARPE, Marcelo Jordán, biólogo y director de Areas Protegidas de la provincia, reveló que desconocía el tema ya que nadie le había informado de lo sucedido, “de todos modos, ahora mismo me comunicaré con la gente de allá y creo que para mañana (por hoy), tendremos más datos”, dijo Jordán.

Sin lugar a dudas el hecho ha descolocado a más de uno y la preocupación reina, debido a que el agua de la acequia viene directamente del río.

Desinterés o mejor abordaje

Según pudo averiguar este diario el tema habría llegado al Concejo Deliberante, pero en la última sesión nadie lo habría planteado para su tratamiento, aunque algunos aseguran que no se hizo por faltas de datos e información y que de la próxima sesión no pasará.

Comments

comments