El pronunciamiento se postergó para hoy. Gobierno confía en que habrá sólo un llamado de atención

 

La junta directiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) analizó ayer la metodología que utiliza el Indec para elaborar las estadísticas oficiales en la Argentina y si bien postergó hasta hoy su decisión al respecto, el Gobierno confía en que no habrá sanciones.

 

 

Alrededor de una hora y media duró la reunión en la que los 24 integrantes del directorio del Fondo evaluaron el informe sobre la fiabilidad de las mediciones que realiza el Indec, presentado por la francesa Christine Lagarde, directora gerente del organismo con sede en Washington.

 

 

El encuentro finalizó poco después del mediodía (hora de la Argentina) y tras varias horas de silencio, y expectativa en aumento por parte de la prensa y el gobierno nacional, el FMI informó que recién hoy se pronunciaría sobre el resultado de la reunión de evaluación, cuando estaba previsto para ayer.

 

 

MAS PLAZOS

 

 

De todos modos, según se pudo saber, la Casa Rosada confía en que el FMI se abstenga de sancionar al país y que renueve el plazo para que el Indec cumpla con las metas que le planteó el organismo, reprimenda mediante.

 

 

En la Casa Rosada esperan que el Fondo se lamente porque el país no logró avanzar como estaba previsto en la serie de recomendaciones para mejorar la calidad de las mediciones públicas e indicadores sociales que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censo (Indec).

 

 

También prevén que el FMI determine una nueva fecha para que la Argentina pueda cumplir con los objetivos y exhorte al Indec a “seguir trabajando” en pos de las metas propuestas, aunque sin establecer una sanción para el país.

 

 

“Ningún comunicado respecto al informe que dio la titular de la entidad, Christine Lagarde, al directorio respecto a las estadísticas argentinas”, informó oficialmente ayer la oficina de prensa del FMI.

 

 

A comienzos de año, el Fondo subrayó la necesidad de que el Indec mejore la calidad de los datos reportados sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el Producto Bruto Interno (PBI), de modo tal que esas mediciones se tornen consistentes con “el cumplimiento de la referida obligación prevista en el Convenio Constitutivo del FMI”.

 

 

“ESFUERZO”

 

 

El representante argentino ante el Fondo, Alfredo Mac Laughlin, antes de ser reemplazado por Sergio Chodos el mes que viene, defendió la postura nacional, explicando la metodología que utiliza el Indec y destacando el “esfuerzo” que realiza el país para cumplir con las recomendaciones.

 

 

Si bien la reunión se llevó a cabo para analizar los avances o no del gobierno argentino por transparentar sus estadísticas oficiales, también se discutió el tipo de sanción que podría recibir el país, más allá de que en la Casa Rosada confían en que sólo se tratará de una reprimenda.

 

 

A principios de este año, el FMI había otorgado al país un plazo de seis meses para mejorar la calidad de sus mediciones y adecuarlas a los lineamientos internacionales.

Comments

comments