Vientos de más de 100 kilómetros por hora se llevaron techos, puertas y ventanas en unas 1200 casas; el gobernador admitió que hay “mucho daño” pero aclaró que no hay evacuados

 Un fuerte temporal con ráfagas de más de 100 kilómetros por hora provocó ayer destrozos en cientos de viviendas, caída de árboles y postes del tendido eléctrico en la provincia de Misiones.

El viento afectó especialmente las localidades de San Javier, Jardín América, San Vicente y Bonpland. En la capital, Posadas, las ráfagas alcanzaron hasta 120 kilómetros por hora. Allí, el corte de energía afectó la planta potabilizadora de agua, lo que dejó sin suministro de luz y agua a gran parte de la población.

El gobernador misionero, Maurice Closs, habló hoy de “destrozos materiales nunca vistos” pero aclaró que no hubo prácticamente evacuados.

“Todos recordarán el tornado de San Pedro, que fue mucho más cruel pero mucho más puntual. Por su extensión, [esta vez] hizo daño a lo largo y ancho de la provincia de Misiones”, sostuvo.

“Hay mucho daño, caída de árboles, postes, techos; pero la gente se fue acomodando durante el día”, aseguró.

En diálogo con radio La Red, Closs dijo que la provincia “trabaja muy fuerte para reparar daños” y habló de una “asistencia típica en momentos crudos como estos”.

El mandatario local explicó que alrededor de 1200 casas sufrieron daños y dijo que San Javier fue “el [lugar] más jodido” (una localidad a 145 kilómetros de Posadas).

FUENTE: LA NACIÓN

Comments

comments