El ex ministro de Economía aseguró que la gestión de Cristina Kirchner «no toma nota» de los dos problemas. También criticó el proyecto de Presupuesto 2013 y sostuvo que el cepo al dólar es «pan para hoy y hambre para mañana».

presupuestarias de los últimos años tuvieron «bastante poco que ver con la realidad» porque se ignoró la inflación real.

 

«Está previsto el pago de un cupón de deuda externa que de ninguna manera tiene razones para ser pagado porque el crecimiento de este año 2012, que es lo que sirve de base para definir el pago, es inferior a lo requerido para hacer ese pago», alertó.

 

Para el ex ministro -quien elaboró durante su gestión en la cartera económica los lineamientos de la reestructuración de la deuda externa- ese es un punto al que hay que prestarle «atención».

 

En esa línea, enfatizó: «El año que viene no corresponde de ninguna manera ese pago; es un punto distinto respecto de años precedentes, y grave sobre el cual hay que tener todos los focos puestos».

 

«Que se haya previsto ese pago tiene que llamar mucho la atención. Tiene que hacernos preguntar a quien se le va a regalar ese dinero eventualmente, si va a ser a acreedores del exterior, si va a grandes tenedores de bonos, muchos de ellos del sistema financiero local; o si va a ser la caja para la campaña electoral de 2013», reflexionó.

 

En este sentido, exhortó no solo a la dirigencia política, sino también a la sindical y empresaria a «tener los ojos puestos ahí porque esto tiene implicancias».

 

«El hacer ese pago a lo mejor impide subir el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias, o impide que sectores industriales o del agro consigan créditos a tasa adecuada como para poder invertir», especuló.

 

Lavagna planteó que «tiene que haber una dirigencia que sea capaz de poner el foco ahí, y hacer una vigilancia estricta de que es lo que se va a hacer efectivamente sobre esos fondos».

 

Por otra parte, auguró que las restricciones al dólar «van a seguir porque esa es la consecuencia del fracaso de ocho años de política energética».

 

Al respecto, precisó que este año se deberá pagar entre 10 y 11 mil millones de dólares por importaciones de energía, y para el 2013 se estima «una suma mayor» por lo cual señaló que «esos dólares de algún lado hay que sacarlos». A su criterio, se trata «de ese tipo de remedios que en realidad son pan para hoy y hambre para mañana».

fuente: clarín

Comments

comments