Re exportará una planta para producir amoníaco que había traído del exterior, ante la imposibilidad de acceder al hidrocarburo.

 En otro momento. Petroquímica buscaba un negocio más para competir, pero abortará el plan (LaVoz/Archivo).

La empresa Petroquímica Río Tercero decidió suspender una inversión para montar una planta de amoníaco en esa ciudad y reexportar el equipamiento que ya había traído a Córdoba, ante la falta de certezas de que pueda contar con gas natural para abastecerla por la reducida capacidad del caño que lleva ese hidrocarburo.

La situación fue confirmada a La Voz del Interior por fuentes de la compañía e implica un duro revés para la política de radicaciones industriales impulsada por la Provincia. “La planta, que era de segunda mano, será ahora puesta nuevamente en los contenedores y enviada a los Estados Unidos”, explicó otra fuente con acceso a la operación.

Para la producción de amoníaco, un compuesto que Petroquímica utiliza en la elaboración de otros productos (ver aparte), el gas es un insumo esencial. A Río Tercero llega un gasoducto que está al límite de su capacidad para atender la demanda urbana e industrial.

Sin una ampliación de la troncal se complicarán no sólo esta inversión sino todas las que demanden gas adicional. Los proyectos de construcción de nuevos gasoductos no incluyen esta alternativa.

Gustavo Solá, gerente de la planta, confirmó la desinversión. La empresa, que pertenece al Grupo Piero –líder nacional en la producción de colchones–, “evaluó en algún momento alternativas de inversión para hacer pie y profundizar su actividad en el futuro en el turbulento mercado global”, explicó.

En ese marco, consideró “sumar una planta” a la que ya tiene en la ciudad, para lo cual el gas natural “era un insumo vital”, dijo, pero “se concluyó en el último análisis que no hay seguridad de abastecimiento; ante esa incertidumbre, se decidió suspender la inversión, dejarla en revisión”, aseguró.

Solá reconoció que aún no se había iniciado el proceso de montaje. “No se llegó a esa etapa, la evaluación estaba avanzada y algunos equipos habían sido incorporados, pero no la totalidad”. Según pudo saber este diario, la mayor parte de la planta adquirida un año y medio atrás bajo el sistema “llave en mano” ya estaba en el piso de Petroquímica. Es decir, había sido bajada de 40 contenedores para iniciar su armado.

A Estados Unidos. La confirmación de que no habría gas suficiente determinó que la empresa iniciara la búsqueda de un comprador, lo que finalmente se habría concretado.

Por ello, la planta será reexportada a Estados Unidos una vez que la Aduana de General Deheza (cuya jurisdicción se extiende sobre Río Tercero) concluya con el proceso legal correspondiente.

Las pérdidas para la empresa serían millonarias, pero no trascendieron los montos.

Ya en 2007, la Fábrica Militar de esa ciudad dejó fuera de servicio una planta de amoníaco que había padecido desperfectos técnicos. La carencia de gas pesó más que la posibilidad de volver a ponerla en marcha, por lo cual comenzó a trasladar amoníaco por medio de camiones.

La planta castrense lo utiliza para elaborar ácido nítrico, cuyo principal comprador es justamente Petroquímica.

Solá explicó el escenario en el que se desenvuelve la fábrica durante el invierno, cuando se restringe el abastecimiento de gas a la industria para abastecer al sector residencial. “Lo reemplazamos por otros combustibles para la prestación de servicios”, apuntó, aun cuando “los procesos petroquímicos requieren todo el tiempo de condiciones estables, sin altibajos”.

Río Tercero cuenta con tres grandes industrias consumidoras de gas natural: Petroquímica, la Fábrica Militar y Atanor. Demanda a la que deben sumarse numerosas empresas medianas y los domicilios de los 50 mil habitantes que en su gran mayoría cuentan con el servicio de gas.

El cruce de variables, entre la oferta y la demanda, fue objeto de polémicas en distintos procesos electorales de la ciudad durante la última década, sin hallar una solución.

El Grupo Piero, una compañía líder

Desarrollo. La única planta productiva de Petroquímica está en Río Tercero pero forma parte de una compañía mucho mayor, el Grupo Piero, propietaria de la fábrica de colchones cuya marca es ampliamente conocida en el mercado. En consecuencia, las oficinas administrativas se ubican en Buenos Aires.

Materia prima. El principal producto que elabora en Río Tercero es el TDI (disocionato de tolueno), materia prima usada en la elaboración de goma espuma para colchones, entre otras difundidas utilidades con aplicación industrial.

Además. Su segundo producto es el PAC (policloruro de aluminio), que es demandado en los procesos de potabilización de agua.

Tamaño. En Río Tercero, la planta petroquímica se instaló en 1981; actualmente, ocupa a casi 400 empleados directos, por lo cual tiene una importancia central en el empleo de esa ciudad.

FUENTE: LA VOZ DEL INTERIOR

Comments

comments