NUEVA YORK, EE.UU. El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño (c) en el foro. Julian Assange (pantalla) habló en videoconferencia.El canciller Ricardo Patiño prevé reunirse hoy con su par británico, William Hague, en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), que celebra su periodo 67 de sesiones en Nueva York.

Patiño abogará por la concesión del salvoconducto en favor de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien está refugiado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde el pasado 19 de junio.

El gobierno de Rafael Correa le otorgó el asilo diplomático el 16 de agosto, pero el Reino Unido se ha negado a extenderle el permiso y por tanto no puede abandonar la sede.

Patiño explicó el pasado jueves que el principal pedido de Ecuador será el salvoconducto para que así el hacker australiano pueda viajar a Ecuador, pero que también se plantearán otras opciones, como la sugerencia de que la justicia sueca tome las declaraciones de Assange en la Embajada en Londres o en la de Suecia.

La Fiscalía de este último país investiga al creador de WikiLeaks por presuntos delitos sexuales. Pero el aludido y el Gobierno ecuatoriano temen que dicho proceso viabilice la extradición de Assange a Estados Unidos, donde sería investigado por la divulgación de cables diplomáticos en el 2010.

“Ahora vamos a conversar, vamos a retomar los diálogos que teníamos desde antes. Aspiramos a que se pueda dar el salvoconducto, pero hay varias alternativas que no quiero mencionar”, manifestó Patiño.

El vicepresidente Lenin Moreno, que es parte de la comitiva ecuatoriana que está en Nueva York, destacó la importancia del encuentro que mantendrán los cancilleres Patiño y Hague.

También remarcó que la soberanía del país será respetada por el Reino Unido, según informó la Vicepresidencia mediante un boletín de prensa.

La decisión ecuatoriana de conceder asilo al periodista australiano generó tensiones entre Quito y Londres.

En primera instancia el gobierno británico anunció que estaba obligado a entregar a Assange a Suecia y evocó una ley nacional para ¬incluso¬ entrar a la Embajada ecuatoriana.

El régimen de Correa tomó esto como una amenaza de asaltar la sede diplomática, lo cual violaría tratados internacionales. Frente a ello, recibió el apoyo de organismos regionales y de los seguidores del fundador de WikiLeaks.

El pasado 23 de agosto, la Cancillería ecuatoriana recibió una nota aclaratoria de su par en Gran Bretaña, que descartaba cualquier amenaza contra la Embajada en Londres; y Correa dio por superado el asunto.

El régimen ecuatoriano argumentó que protegerá a Assange porque su vida y libertad están en peligro. Lo calificó como un profesional de la comunicación que lucha por la libertad de expresión y de prensa.

eluniverso

Comments

comments