El Gobernador de la provincia parece estar más preocupado por la protesta social que por la realidad de las calles sanjuaninas y las zonas liberadas en algunos lugares importantes y populosos como Chimbas. El gasto, no puede justificarse bajo ningún aspecto. Los anuncios, son una mera propagandística en torno a calmar los ánimos en un enunciado cómodo para todos los lectores u oyentes; ya que suena razonable y “tampoco habría de que quejarse” si este problema social pude ser resuelto, ya que la idea del mandatario provincial sería esa.

Tomarse de los reclamos de la sociedad en su conjunto para hacer anuncios, pero sin un plan integral, responde si dudar a elementos que avizora el poder del vamos: qué habrá mirado este gobierno en lo que pueda suceder? acaso ¿serviría como anti motines en un penal solamente lo anunciado?

podría pensarse en la represión de la protesta social? y por qué no podríamos pensarlo? Ya que debemos tener en cuenta el código contravencional del año 2007, el cual es un instrumento represivo, mismo que elaboró la COPERJU, y donde se contempla incluso penar por anunciar catástrofes, entre otras gravedades como en el artículo 14 figuran, y que reprimen la protesta social.

Otro elemento, cada vez que se habla de protestas o cortes de calle, el Gobernador se irrita tal cosa pasa de forma reiterada.

Otra gravedad en su idea de combate a la inseguridad: gas pimienta, el cual es cuestionado en convenciones y se recomiendo el no uso por parte de la Organización Mundial de la Salud.

En este contexto el gobierno sanjuanino aseguró que van a adquirir ese tipo de armas que son para disuasión y el secretario de Seguridad, Miguel González, destacó que la próxima semana se van a armar los presupuestos para que tengan el aval del gobernador José Luis Gioja y del propio ministro. Expertos en tácticas policiales explicaron que se necesitarían, al menos, entre 15 y 18 “lanzadoras” (valuadas en 5 mil pesos cada una) para los grupos de choque, como la Guardia de Infantería, el Cuerpo Especial de Vigilancia, y un mínimo de 10 para los penitenciarios en motines.

 Lo que consiguen y va en algunos casos contra las convenciones: rifles lanzadores de proyectiles de pintura, de talco y gas pimienta que sirven para identificar y dejar fuera de combate a los principales implicados en un conflicto y, a la vez, causar menos lesiones que con los perdigones de goma de las escopetas itakas que se utilizan actualmente. El sistema es innovador porque, además, permite ejecutar mayor cantidad de disparos y las municiones son mucho más económicas. Entre las fuerzas que cuentan con estas armas se encuentran la Policía Metropolitana de Buenos Aires, la de Chubut y la de Catamarca, entre otras.

FUENTE: REDACCIÓN COSMOS FM/ACG

Comments

comments