Un grupo de 24 familias compraron a la inmobiliaria DEMO de Grand Bourg lotes baldíos financiados para construir su vivienda, dos años después el precio de las cuotas se les duplicó, no tienen gas y están dando batalla para que les instalen suministro de energía eléctrica. 

Por Natalia Biazzini

Domingo al mediodía, vecinos del complejo ubicado en la calle Mariotte 841 de Pablo Nogués levantan paredes, otros pintan una ventana. Se los ve entusiasmados y trabajan duro, están construyendo su casa propia. La sonrisa se les termina cuando tienen que contar el drama que están viviendo.

La mayoría de los vecinos compraron terrenos de unos 200 metros aproximados en el Barrio Olivos en forma financiada a cinco años, en 60 cuotas. El contrato dice textual: “Las referidas mensualidades serán actualizadas y ajustadas trimestralmente de acuerdo a la variación que perciban los sueldos de operarios de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) y de la UOCRA (Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina) correspondiente a la tabla salarial de la zona “A”. Por consiguiente las cuotas serán actualizadas en los meses de octubre, enero, abril y julio de cada año”.

Los vecinos no pertenecen a esos gremios, son en su mayoría trabajadores de distintos rubros, independientes. Es una cláusula que impuso la inmobiliaria DEMO.

“Suman los dos aumentos de porcentajes y lo dividen en dos, pero cuando compramos lo explicaron como si aumentara un 3% la UOM y un 5% la UOCRA, pero los dos aumentan un 30% todos los años”, explicó indignado un vecino.  ”Yo empecé pagando mil pesos y ahora estoy pagando 1900. Todos tenemos cuotas distintas”, dijo un vecino. Otra mujer contó a Malviticias: “Cuando leímos el contrato y le preguntamos sobre la UOM y la UOCRA nos dijeron que iba a ser lo mínimo. Este año tuvimos aumentos del  7%, el 17% y ahora otro porcentaje más. Nos vendieron el oro y el moro y cuando ya nos metimos en esto de 1400 pasamos a pagar 2800 pesos”, lamentó. Las cifras se disparan si se calcula lo que terminarán pagando por el lote.

Respecto a la instalación del suministro de agua de pozo, una vecina expuso: “Cada uno llamó a la empresa, que nos sale tres mil pesos para la perforación, y el pozo ciego lo cava cada uno. No hubo un cronograma de cómo hacerlo. Entre los vecinos nos tenemos que organizar y ayudar para que no haya problemas a futuro”.

Por otro lado, el gran problema que tienen hoy los vecinos de Mariotte 841 es la falta de instalación de Edenor:  ”Este cablerío de la luz es un peligro total”, se quejó una vecina al señalar los cables muy bajos de las casas, instalación hecha por los vecinos, como pudieron. “Edenor dijo que hasta que no se haga la subdivisión de los lotes no se puede ingresar a la fracción porque en catastro figura como una propiedad privada y la calle interna no se puede municipalizar”, lamentó.

La mujer contó lo que le informaron en Edenor: “Tenemos que pagar un transformador para la entrada y sale 60 mil pesos, sería dividido entre 12 familias”. En total sería 120 mil pesos porque hay 24 lotes y se necesitan dos transformadores, según se les explicó a los vecinos.

Al no tener luz, semanas atrás un señor se subió a un árbol para “engancharse” de la luz, hubo un cortocircuito, el hombre se asustó y se cayó de siete metros de altura. Se rompió las piernas y terminó con los brazos quemados.

Recibo de pago para la instalación de Edenor

– Malviticias: ¿Fueron con este reclamo a DEMO?

– Vecina: Nos dijo que teníamos pagar 2080 pesos una sola vez por el pago de cableado subterráneo, dijo que nos va a poner una jabalina frente a cada terreno; pero en Edenor me dijeron que está atrasada la persona que lo había dicho porque jabalina no va más, lo dijo el señor de Edenor. Yo ya lo pagué hace tres meses, pero tengo que esperar que los doce vecinos pagan.

– Malviticias: ¿Y DEMO les dijo algo del transformador?

–  Vecina: No, nos dijeron nada del transformador. Hay mucha confusión. Fuimos una vez varios vecinos y de parte del señor Muñoz, el dueño de la inmobiliaria, nos dijo: “A mí no me van a venir a patotear”. Los vecinos hablaron de un trato despectivo y se quejan de la falta de diálogo sincero de parte de la inmobiliaria.

– Malviticias: ¿A ustedes no se les informó de esta situación cuando compraron el lote?

– Vecina: Cuando nos vendieron el terreno, a ninguno nos dijo que no íbamos a tener luz ni que nos iba a costar aparte la luz.

“Queremos vivir dignamente, uno quiere progresar, tenemos hijos. Vos sabrás lo que es hacer una casa, tanto gasto, y no queremos estar colgados de la luz. En verano no se puede prender un ventilador si no desconectás la heladera”, dijo un hombre y su mujer agregó: “Se nos quemó el  lavarropas, un secarropas, son cosas caras. Uno paga tanto con esfuerzo y pasan estas cosas”.

Una vecina contó que le presentó a DEMO una demanda en la Municipalidad y que esperaba que la inmobiliaria se presentara en la audiencia.

“Somos gente de trabajo, queremos enchufar una heladera y que no se rompa”, sostuvo un padre de familia del barrio. Además, los vecinos en invierno sin gas y sin electricidad, gastan fortuna en garrafa. “En invierno hace mucho frío, mi nene tuvo bronquiolitis y no le podía hacer nebulizaciones porque no arrancaba”, finalizó quebrado un vecino.

* Al cierre de esta edición, Malviticias después de comunicarse con DEMO, continúa esperando una explicación de la inmobiliaria para su derecho a réplica.

AGENCIA: MALVITICIAS

Comments

comments