Mercedes Marcó del Pont reveló que las restricciones a la compra al dólar se pusieron en marcha porque el año pasado la fuga de divisas llegó al equivalente del 4,2% del PBI

 La presidenta del Banco Central de la República Argentina(BCRA), Mercedes Marcó del Pont, admitió hoy que, “como contrapartida a la intervención cambiaria” llevada adelante por el Gobierno, se ha registrado “una tensión de precios mayor a la de otros países”, pero destacó “la disminución del riesgo externo de la Argentina”.

Además, aseguró que la decisión del Ejecutivo de regular la compra de dólares “era de sentido común”, luego de que el año pasado se fugaran divisas por el equivalente al 4,2 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI).

Al disertar en las Jornadas Monetarias y Bancarias, organizadas por la entidad que preside, en esta Capital, Marcó del Pont defendió también el rol del BCRA en la financiación del Tesoro y la decisión de obligar a los bancos a otorgar parte de sus préstamos al sector productivo, porque “es fundamental para la competitividad y la reindustrialización del país”.

La funcionaria sostuvo además que “la Argentina está transitando una década ganada por la equidad y la inclusión social”, mientras que en los países desarrollados se está hablando de este decenio como “una década perdida”.

La titular de la autoridad monetaria expresó también que el crecimiento de la economía argentina “no se debe ni al efecto soja, ni al efecto viento de cola, sino al fortalecimiento de su mercado interno” , que le permitió “transitar el impacto de la crisis” internacional que, a su juicio, se fue transformando de “financiera a social y política”.

Marcó del Pont admitió que, “como contrapartida a la intervención cambiaria” llevada adelante por el Gobierno, “tuvimos una tensión de precios mayor a la de otros países”, pero destacó “la disminución del riesgo externo de la Argentina”.

“La disminución del riesgo externo de la Argentina no fue producto de la soja ni del viento de cola, sino del desendeudamiento, de las restricciones a los capitales de corto plazo y al fortalecimiento del mercado interno”, expresó la funcionaria.

Añadió como medidas fundamentales para la “solvencia” de la Argentina la “recuperación del manejo” de YPF y las medidas que permitieron que el Banco Central financie al Tesoro y que obligue a los bancos a destinar una porción de sus préstamos a la producción.

Luego de expresar que la crisis internacional trajo en los países desarrollados que están aplicando las recetas de los organismos internacionales “creciente desigualdad, concentración económica y pérdida de competitividad y de participación de los trabajadores” en la economía, Marcó del Pont minimizó las críticas de la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Cristine Lagarde.

En respuesta a la advertencia sobre la “tarjeta roja para la Argentina” y las bajas notas de las calificadoras de riesgo, Del Pont puntualizó que “hay que tomarlas como que ‘vamos por el camino correcto'”.

“Ellos están apostando que la mala referencia que es la Argentina, que muestra que se puede hacer cosas distintas (a sus propuestas), fracase”, porque va en contra de sus propuestas de “ajuste fiscal y flexibilización del mercado de trabajo”, sostuvo la titular de la autoridad monetaria.

Marcó del Pont sostuvo que “esta crisis se plantea como una década perdida para los países desarrollados”, mientras que “la Argentina está transitando una década ganada por la equidad y la inclusión social”.

Para la presidenta del BCRA, una de las medidas de complementación de la restricción del ingreso de capitales de corto plazo que adoptó la Argentina, y que según ella es una de las clave de la consolidación económica, fue la regulación de la compra de dólares.

En ese sentido, la funcionaria recordó “lo que ha significado la fuga de dólares en nuestro país” y destacó que el año pasado se fugaron divisas por el equivalente “al 4,2 por ciento del PBI”, por lo que “era casi de sentido común que se abordara la cuestión de la fuga (de divisas por parte) de los propios argentinos”.

“Es fundamental que un país como la Argentina se planteara una eficiente administración de los flujos de los argentinos”, expresó la funcionaria, quien también valorizó la reforma de la carta orgánica del Banco Central, al indicar que “teníamos que modificarla para avanzar en el proyecto, porque la anterior era funcional a otro proyecto económico”.

Al respecto, puntualizó que “el rol del Banco Central en un país que aspira al desarrollo es volver a conciliar la estabilidad monetaria y financiera con el empleo”, por lo que consideró importante “recrear el canal del crédito que es un componente fundamental de la competitividad y de la reindustrialización”.

fuente: la nación

Comments

comments