El mes pasado, la ministra de Seguridad autorizó una modificación de la escala salarial que produjo una baja efectiva en los sueldos de bolsillo de los uniformados

 Hace un mes, el Gobierno cambió por decreto la composición del salario de gendarmes y prefectos. La norma fue publicada el 4 de septiembre en el Boletín Oficial y fue interpretada como un eventual aumento en los ingresos de bolsillo que iban a percibir los uniformados.

Si embargo, el decreto -que fue firmado por la ministra de Seguridad, Nilda Garré– eliminó adicionales y compensaciones y estableció cuatro nuevos suplementos particulares: “de responsabilidad por cargo”, “por función intermedia”, “por cumplimiento de tareas específicas de seguridad” y “por mayor exigencia del servicio”.

Un mes después, un grupo de efectivos de Prefectura Naval afectados al operativo de seguridad Unidad Cinturón Sur se acuarteló en un destacamento del barrio porteño de La Boca en repudio a “la reducción” en sus salarios.

Según denuncian, la aplicación de esas deducciones produjo bajas sensibles en los salarios. “Yo cobraba hasta el mes pasado unos 7.000 pesos y en el nuevo recibo ahora me figuran 4.000 pesos”, afirmó uno de los que participa de la protesta, que pidió no ser identificado para evitar represalias.

Según explicaron, se trata de “una reducción de entre el 30 y 60 por ciento” en sus haberes. Otro de los efectivos acuartelados explicó que la medida “es pacífica” y que el personal que se adhirió a la protesta está “desarmado”.

Podés bajarte todos los datos que usamos para esta visualización desde Google Documents y/oJunar

fuente: la nación

Comments

comments