POR DANIEL SANTORO/CLARÍN

Es el dinero extra que necesita al año el Gobierno para atender el reclamo salarial.

La foto publicada ayer por Clarín en la que se ve cómo suboficiales patean al prefecto general Norberto Venerini muestra hasta qué punto se rompió la cadena de manos y la disciplina en la Prefectura. Y también fue elocuente, la escena del miércoles a la mañana cuando el suboficial mayor Miguel Víctor Pepe, decano del personal subalterno de Gendarmería, rogó sin éxito a sus subordinados que pasaran a un patio interior del edificio Centinela para discutir sus reclamos y los cabos le gritaban en la cara.

Según los especialistas en temas militares este es el mayor problema que tendrá el Gobierno , luego de que se encuentre una solución, aún más grave que la necesidad de encontrar “4.000 millones de pesos para pagar los sueldos” de las fuerzas de seguridad y militares según las los niveles establecidos por amparos judiciales y los suplementos salariales . La cifra fue estimada por fuentes militares para todo un año.

Así el Gobierno, como ha hecho con la crisis energética, podría reasignar partidas del presupuesto nacional en curso para conseguir esa enorme masa de dinero y descomprimir la situacióncon sus dos fuerzas de seguridad estrella: la Gendarmería y la Prefectura.

Paradójicamente, cuando Garré asumió a principios del 2011 en el Ministerio de Seguridad desplazó a la Policía Federal -que no se ha rebelado- y apostó a la Gendarmería y la Prefectura para lanzar su política de seguridad en el sur de la Capital y en el Gran Buenos Aires, fundamentalmente.

¿Cómo reaccionó el Gobierno? El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, responsabilizó a las cúpulas de ambas fuerzas por la“desastrosa aplicación” del decreto presidencial 1307 que llevó a que miles de efectivos cobraran sueldos más bajos.

Sin embargo, a principios de marzo el ex jefe de la Gendarmería, comandante general Héctor Schechone, y otros de los desplazadosinformaron a Garré en persona de las distintas alternativas salariales luego del fallo de la Corte en el caso Zanoni. Para ello se usó unpowerpoint (ver facsími l) al que accedió Clarín que demuestra que la liquidación salarial fue consultada al Gobierno antes de instrumentarse. Es más, el ex presidente de la Comisión de Defensa de Diputados, el radical Julio Martínez, recordó que a fines del 2010 fue a trasmitirle a Garré la preocupación de los militares por los suplementos salariales. Entonces, “Garré se enojó y me dijo que quería que los militares pagaran el impuesto a las Ganancias porque estaban llenos de privilegios” , afirmó Martínez.

Pero Garré optó por proponer la firma del decreto 1307 que implicaba un recorte de salarios y estalló la crisis . Y el Gobierno decidió echar a los jefes de ambas fuerzas el segundo día de la protesta sin la más mínima autocrítica política, sometiendo a sus reemplazantes aldesgaste de las negociaciones con rebeldes sin líderes conocidos.

Comments

comments