La decisión oficial de frenar la fuga de divisas por esta vía empujó a los argentinos a recortar el uso de los plásticos para algunos de sus pagos en el exterior, al menos en el primer mes de vigencia de la medida que obliga a pagar un dólar de $ 5,46 para estos consumos. Así, el stock de este tipo de créditos en dólares cayó u$s 70 millones en septiembre según las últimas cifras del Banco Central

El impuestazo a las tarjetas de crédito que dispuso el Gobierno en julio pasado, para detener la fuerte pérdida de divisas que afecta a la Argentina, desalentó el uso de plásticos en el exterior a tal punto que provocó la mayor caída en el consumo en dólares a través de esta vía durante el último año.
El recargo del 15% para los pagos fuera del país, que se enmarcó en la decisión oficial de aplicar un histórico cepo cambiario, generó una baja de u$s 70 millones (15,2%) en el stock de deuda en esa moneda en septiembre, cuando en agosto se había incrementado en unos u$s 50 millones.
La caída se dio a pesar de que en el último tiempo no parece haber disminuido la cantidad de viajes al exterior. Según informó el Indec, a través de la Encuesta de Turismo Internacional, en el último año y medio salieron de la Argentina 185.568 personas residentes a través de las terminales de Ezeiza o Aeroparque, un 5,1% más que en igual mes de 2011.
Pero las cifras del Banco Central reflejan que a partir del impuestazo los argentinos recortaron el uso de los plásticos (al menos mientras digerían los cambios en la normativa). Así, el stock se redujo de u$s 454 millones a u$s 385 millones. El recargo del 15% en las compras con tarjetas en el exterior, anunciado por el Gobierno a fines de agosto último, se deduce del pago del impuesto a las Ganancias y de Bienes Personales. Y un porcentaje similar se aplica sobre las compras en el exterior con tarjeta de débito y por Internet.
De acuerdo con esto, los turistas que viajaron al exterior y compraron a crédito habrían eligido evitarse pagar un dólar a $ 5,46, que es el que surge de agregar el impuesto al tipo de cambio actual que se abona con una tarjeta de crédito ($ 4,86).
El resultado contrasta con los meses previos, ya que desde marzo los gastos se venían incrementando a un ritmo que iba del 25% al 48% interanual.
El consumo con tarjeta en el exterior había pasado a ser notablemente atractivo a partir del inédito cepo cambiario que instituyó por completo este gobierno a partir de mayo pasado, ya que permitía consumir en dólares pero al tipo de cambio oficial. Pero las resoluciones 3.375 y 3.378 determinaron una retención automática que se empezó a aplicar en septiembre sobre los resúmenes de cuenta.
Hoy, a pesar de ese fenómeno, los datos del Indec revelan que el saldo entre salida e ingreso de divisas por turismo permanece deficitario, como consecuencia de la reducción registrada en el número de visitantes extranjeros que arribaron al país y, sobre todo, de sus gastos.
De hecho, en agosto llegaron 200.904 personas, 5,2% menos que en 2011. Pero gastaron 19,2% menos. En lo que va del año, el turismo receptivo acumula una caída de 1,7%, mientras que el emisivo creció un 17%.

cronista comercial

Comments

comments