A contramano de lo que dice el Gobierno, en América latina no se imponen restricciones para acceder al dólar. Incluso en algunas naciones no hay que identificarse para comprar hasta u$s 10.000. Tampoco presentar declaraciones de ingresos. Algunos piden débito en cuenta bancaria pero no todos. La contracara es que las reservas crecen excepto en la Argentina

En su afán por justificar el cepo cambiario, el gobierno argumenta que los controles al dólar no son exclusividad de la Argentina. De hecho, la presidenta remarcó que otros países de la región también utilizan mecanismos para limitar la compra de billetes verdes. Pero un relevamiento privado contradice las explicaciones oficiales.
Según consigna la consultora Federico Muñoz & Asociados, a partir del informe “Regímenes cambiarios y restricciones cambiarias” que el FMI emitiera este año y otros reportes informativos, el caso argentino es en verdad atípico (con la excepción, claro está, de Venezuela).
En lo referido a las transacciones personales de capital, los países analizados no imponen ningún tipo de límite o restricción a la compra de divisas. En todo caso, suele haber requisitos de tipo informativo, que apuntan a prevenir el lavado de dinero. Si bien en algunos países estos requisitos pueden ser muy exigentes y algunos lo asimilarían a un obstáculo para la compra de divisas, lo cierto es que formalmente no hay ninguna regulación que prohiba o siquiera restrinja la adquisición para “atesoramiento”.
“Cristina suele afirmar que recurre a restricciones cuantitativas a la compra de divisas porque Argentina no emite dólares. Pero ningún otro país de la región lo hace y sin embargo no sufren la escasez de divisas que nosotros sí padecemos”, dice Federico Muñoz & Asociados. La diferencia es que otros países adhieren a regímenes de metas de inflación y permiten la flotación de sus monedas, lo que les brinda un mecanismo estabilizador: ante la eventualidad de un aumento de la demanda de divisas pueden permitir una depreciación que contribuya a restaurar el equilibrio. Pero en el Gobierno prefieren otro esquema. Y aún con restricciones, hoy la Argentina es el único de los países en análisis cuyas reservas internacionales están en retroceso.

cronista comercial

Comments

comments