24 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Cada vez más sola

EL FANTASMA DEL 13D

Cada vez más sola

La movilización popular del 13S fue una separación de la clase media —que en gran medida la votó en 2011— con Cristina Fernández.

El 8N esa gente regresó. Lo hizo acompañada de un número mucho mayor de argentinos, ampliando notablemente el estrato social de la protesta, y le firmó el acta de divorcio.

Hoy, 20 de noviembre, el sindicalismo en su conjunto, desde la derecha tradicional de la CGT hasta la izquierda de la CTA, también fueron a firmar un acta de divorcio con la Presidente.

Hay algunos análisis interesantes para hacer al cabo de la protesta y repudio masivo que Cristina Fernández ha cosechado en apenas 13 días.
Las calles fueron ganadas por sus opositores

 

El homenaje a Néstor Kirchner del 27 de octubre mostró apenas 2000 almas, con rostros tristes, como sabiendo que ya no estaban apoyando al Reich de los Mil años, sino a un proceso con fecha de vencimiento fija.

El estreno de la película de Néstor Kirchner apenas convocó a 3500 personas, incluyendo a toda la jerarquía del partido, y militantes camporistas transportados. Tener presente que un Luna Park lleno son 15000 almas.

La Presidente sigue hablando ante auditorios cada vez más reducidos, con público transportado y en eventos producidos, plenos de banderas multicolores y hasta con fuegos artificiales.

Debió suspender su viaje a Córdoba por el cacerolazo de protesta que la esperaba y, aún así, su enviada Debora Giorgi debió sufrir in her own face el Delasotazo. Reaccionó como una kirchnerista. Se levantó y se fue.

Hoy el aparato propagandístico oficial y político no puede convocar a más de 20.000 personas y cualquier intento de movilización que hagan quedará irremediablemente opacado, contrastando con las imágenes del 8N y con el silencio aturdidor de las calles del 20N. La Presidente se va quedando sola
 Ya se les animan todos

Cuando Daniel Scioli se animó a esbozar, en su siempre módica posición política, que si CFK no se presentaba él quería ser presidente, el gobierno le incendió la provincia de Buenos Ares. Esto fue hace escasos 6 meses.

En apenas 6 meses desapareció el comisario político Mariotto, y varios dirigentes y políticos hoy hablan muy sueltos de cuerpo de la candidatura de Scioli sin respuestas del oficialismo que, ante las evidencias, debe soportar ese trago tan amargo.

Sergio Massa, el gran challenger, sigue midiendo cada vez más alto en los tres cordones y también se muestra abiertamente con Cariglino, Scioli y cuanto Pj no oficial ande por allí.

Varios intendentes y gobernadores comienzan a emprender la prolija migración del kirchnerismo hacia el Pj que, como siempre, los recoge nuevamente en su seno para rearmarse e ir por el poder.

Es el PJ, todos lo sabemos, están para eso.

Hugo Moyano, (hoy Brad Pitt Moyano), se encocora cada vez más porque advierte que ante sus desafíos ya ni siquiera le exponen el famoso exhorto de la justicia suiza. La Presidente se sigue quedando sola.
La guardia pretoriana

 

Si la Presidente se va quedando cada vez más sola, ¿quiénes son los pocos que aún le permanecen leales?

Es simple: le permanecen leales aquellos advenedizos a los que se acercó paulatinamente desde la muerte de Kirchner. La izquierda setentista y sus herederos en Unidos y Organizados y La Cámpora (un nombre cuanto menos desafortunado).

Por eso muestra un gobierno donde Axel Kiciloff maneja la economía, Diego Bossio el Anses, por eso en el Afsca cambió al comisario político Mariotto por el comunista Sabbatella, por eso Recalde sigue dilapidando fortunas públicas en Aerolíneas, y las voces fuertes de diputados (nación y provincia) hoy las encabezan nuevos imberbes como Larroque y Ottavis.

La Presidente, en su soledad, apenas quedó rodeada de viejos dirigentes sueltos que no pueden renunciar porque irían directamente a Comodoro Py (Julio de Vido el Primero, Julio Alak en lista de espera), y por los nuevos jóvenes maravillosos que acceden a puestos de jerarquía para hacer sus primeros palotes a costa del desastre estatal, y llevarse sus sueldos de varias decenas de miles. Recalde, Kiciloff, Bossio y siguen las firmas.

Estar con esta gente equivale a estar sola
El discurso de la soledad

La Presidente apenas atina a continuar desmereciendo el clima de inquietud social, y hace kirchnerismo del mejor: Problema que no se admite, se lo ataca desde el atril y se lo ignora desde el escritorio.

La pregunta del millón es: ¿Hasta cuándo podrá continuar en esa línea?

Creo que a estas alturas la búsqueda de la reelección es, apenas, una moneda de cambio para negociar salvoconductos judiciales a mediano y largo plazo. De todos modos hay que estar muy atentos, porque esta película ya la vimos, con otros protagonistas y un diferente clima económico, hace un año y medio.

No podía agarrar chapa pero terminó ganando por varios cuerpos.

El punto es que hoy ya no cuenta con el voto caritativo por la muerte de Néstor, si no mejora ostensiblemente la economía tampoco contará con el voto veleta de sectores de clase media y alta, y si no elimina del todo el cobro de ganancias a trabajadores tampoco contará con el voto obrero y empleado.

Si la soja y Brasil no contribuyen, Cristina Fernández tendrá tres años imposibles de ahora en más.

La única jugada a la que le asignan importancia es el artificio populista del 7D . Que será más efectista que efectivo.

Necesita imperiosamente conseguir el 7D algo para poder mostrarles a los seguidores que le quedan. Atravesar esos días sin un galardón para exhibir equivaldría a que mucha más gente se aleje de su lado.

Pero aunque consiguiera sentencias judiciales favorables, la ciudadanía no permitirá que se anime a hacer ningún operativo comando sobre sede o instalaciones de medio alguno.

Sabe que tiene un abrazo a Tribunales el 6 de Diciembre, sabe que tiene una nueva marcha nacional programada para el 13 de Diciembre en Plaza de Mayo y en los tradicionales sitios de Encuentro Popular en el país, y sabe que si a partir del 7 hace algo indebido, ese 13 de Diciembre mucha gente, ya ostensiblemente harta, no saldrá a pedirle que cambie, saldrá a pedirle que renuncie.

Deberá pensar muy bien los pasos a seguir. El “Vamos por todo” puede terminar en “Todos Presos o exiliados”.

No es un detalle menor.

 

Fabián Ferrante/tdp

Comments

comments