20 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Nuevos enfrentamientos contra los abusos de poder del presidente

En la Plaza Tahrir volvieron a registrarse choques entre la policía y los manifestantes quienes se concentraron para protestar por la decisión de Mursi de situarse por encima del Poder Judicial. El Consejo Supremo de Justicia indicó que se trata de algo «sin precedentes».

 Nuevos enfrentamientos se sucedieron hoy en la Plaza Tahrir luego de que el Consejo Supremo de Justicia de Egipto calificara de «agresión sin precedentes contra la independencia del Poder Judicial» la decisión del presidente del país, Mohamed Mursi, de ubicarse por encima de la ley. La policía intentaba dispersar a los manifestantes, que al igual que ayer, se concentraban en el punto que fuera el foco principal de la revolución que catalizó la caída de Hosni Mubarak en el 2011.

En un comunicado difundido por la agencia oficial Mena, tras una reunión de urgencia, este órgano judicial exhortó al mandatario a «apartarse de todo lo que afecte al Poder Judicial y sus prerrogativas». «El Consejo Supremo de Justicia es el encargado de todos los asuntos de la justicia y los jueces, por lo que lamenta el anuncio de esa declaración constitucional» que exime al presidente del país de esta norma, agregó el texto divulgado también por las agencias Efe y Europa Press.

Ayer miles de personas se habían congregado en la Plaza Tahir al grito «Mursi dictador». En ciudades del interior, algunos manifestantes incluso llegaron a incendiar locales del partido al que pertenece el presidente, los Hermanos Musulmanes.

Mursi promulgó el jueves un acta constitucional en la que ordenó que todas sus decisiones sean «inapelables y definitivas», y se arrogó el poder para tomar «cualquier decisión necesaria para proteger la revolución» de 2011, en la que fue derrocado Hosni Mubarak.

La decisión causó particular inquietud de Estados Unidos y Europa, donde se considera la medida del jefe de Estado islamista como un refuerzo de sus ya amplios poderes y contraria a la democratización del país, el más poblado del mundo árabe.

La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Victoria Nuland, dijo en un comunicado que «las aspiraciones de la revolución (de 2011) era garantizar que el poder no estuviera concentrado en manos de una sola persona o de una institución». Estados Unidos quiere en Egipto una «Constitución que conlleve los contrapoderes, que respete las libertades fundamentales y los derechos individuales, con un derecho que esté conforme a los compromisos internacionales» del país.

Por su lado, La Unión Europea pidió al presidente egipcio que respete el «proceso democrático» y señaló que las decisiones tomadas no iban en la «buena dirección», según un comunicado oficial.

En la noche del viernes, el presidente del Club de los Jueces, la principal asociación de la magistratura en Egipto, Ahmed el Zend, dijo en una reunión que el decreto de Mursi «vulnera el principio de la separación de los tres poderes del Estado».

«La declaración constitucional supone un menosprecio a la independencia de la justicia y una injerencia en sus asuntos, y además afecta la libertad de opinión y expresión», subrayó El Zend frente a cientos de magistrados, fiscales y representantes de corrientes defensoras de la independencia de la justicia.

Mientras el Consejo Supremo daba a conocer su comunicado, la policía disparaba gases contra opositores que se habían instalado en una treintena de carpas en la Plaza Tahir para protestar por las nuevas prerrogativas de Mursi. No obstante, después de los gases grupos de manifestantes que se habían dispersado refugiándose en calles adyacentes regresaron a la plaza con la aparente intención de instalarse por tiempo indefinido.

«Egipto ingresa en una nueva revolución ya que nuestra intención no era reemplazar a un dictador por otro dictador», declaró un manifestante en referencia al alzamiento que derrocó a Hosni Mubarak en febrero de 2011, según la agencia Efe.

Télam

Comments

comments