20 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Amenazan con matar a la jueza de un caso con tinte mafioso

Es María Inés Rosselot. Ayer, una mujer llamó al Juzgado para prometerle lo peor si “protege” al detenido por darle 3 tiros por venganza al “Porteñito”.Por Eduardo Manrique – Diario De Cuyo

Eran exactamente las 10.25 de ayer cuando el trajín diario en el Quinto Juzgado de Instrucción, se interrumpía por un hecho inédito en los 42 años de trabajo en Tribunales de la titular de ese organismo, la jueza María Inés Rosselot. A esa hora Fabricio Poblete (abogado con funciones de secretario) recibió un llamado en el teléfono fijo y cuando respondió que efectivamente se trataba del juzgado de Rosselot, una mujer se despachó con una advertencia gravísima: “Dígale a la jueza que si protege al Peñaloza en la causa del “Porteñito” la van a matar”. Y cortó.

Enseguida, Poblete y la magistrada denunciaron el hecho ante los policías de Seguridad Personal, y le notificaron esa decisión al flamante titular del Primer Juzgado de Instrucción, Benito Ortiz. Paralelamente, desde la Policía se dispuso una custodia policial permanente, con un patrullero fijo en la casa de la jueza en Capital, dijeron fuentes judiciales.

El sábado pasado, “Porteñito” se salvó de milagro al recibir tres balazos cerca de la casa de su padre en la Villa 17 de Agosto, en Rawson. Fue un hecho con claro tinte mafioso, al parecer, por drogas. Por ese ataque hay cinco detenidos, incluido el presunto autor de los disparos, Juan Emanuel “Café” Peñaloza (20).

La teoría del ajuste se reforzó al día siguiente de que balearan al menor, porque cuatro supuestos allegados a ese chico (dos hombres y dos mujeres) llegaron en pleno mediodía en dos motos hasta la casa de la concubina de otro implicado aún prófugo, Emanuel Cardaci, y uno de ellos lanzó 6 disparos. Fue en la Villa Italia, Rawson. Una de las balas atravesó la puerta de chapa y dio en la muñeca izquierda de María Soledad Manrique (23) que estaba en la casa con su hijo de 1 año. Ambos se salvaron de milagro.

“No tengo miedo. Hicimos la denuncia porque estamos obligados a hacerla como funcionarios públicos y también por una cuestión de seguridad, en función de los antecedentes que tengo en la causa”, dijo la jueza.

Comments

comments