25 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Los barones del PP alertan de los efectos del cisma con la calle

Los malos augurios económicos y los ajustes hacen temer la debacle electoral | El Gobierno sólo puede ofrecer la rebaja del IRPF coincidiendo con la cita con las urnas el 2015

ver tema

Salir a la calle, acercarse a los ciudadanos y explicar con orgullo lo que hace el Gobierno. Es la consigna que reciben los dirigentes del PP desde el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Una misión casi imposible cuando lo que se palma son malos augurios económicos, un paro desbocado por encima de los seis millones de desempleados y sólo se ofrecen nuevos ajustes. El nerviosismo empieza a calar entre los barones del PP que ven cómo el fin de la crisis se retrasa al 2016 y las comunidades autónomas pasarán por las urnas en la primavera del 2015 con más paro, más impuestos y más recortes en los servicios públicos que como empezaron la legislatura.

La revisión de los datos macroeconómicos y, sobre todo, las cifras de desempleo han obligado a Mariano Rajoy a defender en persona el nuevo plan de reformas en el Congreso en lugar de dejar que sean sus ministros de Economía o Hacienda quienes defiendan una estrategia que no logra corregir la situación «a pesar de los sacrificios y esfuerzos de los ciudadanos». El problema, apuntan los dirigentes del PP consultados, es que el Gobierno les pide un acercamiento a los ciudadanos, pero no les da instrumentos para recuperar la confianza. El Ejecutivo, por su parte, se encuentra atrapado en la necesidad de mantener la austeridad que le impone Europa, gracias a la cual -subrayan- se ha recuperado la confianza de los mercados, sabiendo que son necesarias medidas de crecimiento, pero que siguen a la espera de poder contar con recursos para su aplicación.

Lo único que le queda al Gobierno español es intentar convencer a Europa de que son necesarias esas medidas de estímulo de la economía. Pero mientras esta idea cala en las autoridades europeas, el Gobierno de Rajoy no encuentra otra alternativa que seguir con las reformas, como las aprobadas el viernes por el Consejo de Ministros, que no suponen ningún alivio para los ciudadanos. El PP ha encargado a sus diputados que hagan llegar a los ciudadanos la necesidad de esas nuevas reformas, apelando a la confianza en que darán resultado tarde o temprano. Pero con eso no se recupera la calle, admiten dirigentes populares. De ahí que los barones del PP empiecen a perder los nervios.

La mayoría de los recortes los acaban ejecutando las autonomías, a lo que se suma la anunciada reforma de las administraciones públicas, que se traducirá en menos dinero para los servicios que las autonomías prestan a sus ciudadanos en educación y sanidad, principalmente, puesto que aunque se flexibiliza el objetivo del déficit, el Gobierno ya ha advertido que el ahorro del gasto vendrá ahora por la reducción del dinero que reparte el Estado entre las comunidades autónomas mediante convenios para la financiación de servicios.

Lo que más temen los barones es que las elecciones se acercan, las europeas en el 2014 y el grueso de las autonómicas en el 2015. Y con la política de austeridad que se ven obligados a practicar los presidentes del PP, se temen que los resultados sean como auguran las encuestas. La única esperanza es que el Gobierno confía en que para entonces podrá eliminar el aumento transitorio del IRPF y poder vender un respiro a los ciudadanos.

Los presidentes autonómicos se encuentran atados de pies y manos y no encuentran alternativas positivas que ofrecer a los ciudadanos. Algunos barones incluso empiezan a cuestionar la rigidez de Rajoy: «Su único objetivo es salir de la crisis y lo demás no le importa», dice un destacado presidente autonómico. «Lo demás» es precisamente lo que los barones gestionan en las autonomías. Por eso creen que es el Gobierno, más que el partido, el que debe tener una presencia más activa y explicar sus decisiones. Hay quien cree que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, debe incrementar su papel de portavoz del Gobierno, sin limitarse a la rueda de prensa de los viernes, tras el Consejo de Ministros.

Escrache de la PAH a Moragas 

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) reunió ayer a decenas de personas en Barcelona en un escrache en las cercanías de la casa de Jorge Moragas, diputado y director del gabinete del presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy. La protesta se realizó a mediodía en el Turó Park, cerca de la vivienda del político, ya que los organizadores desconocían su dirección exacta. En declaraciones a los medios, el portavoz de la PAH, Óscar León, explicó que la intención de ejercer presión sobre Moragas se debe a que es «el brazo derecho» del presidente de Rajoy, por lo que creen que puede influir en el Gobierno para que acepte la dación en pago. «El parche de ley que han hecho no es una solución a nada. El problema con las hipotecas que tenían ayer volverá a aparecer mañana y no se habrá solucionado nada», sostuvo León. La protesta discurrió sin incidentes y tras expresar su opinión, los antidesahucios se disolvieron pacíficamente.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20130428/54371612195/barones-pp-alertan-efectos-cisma-calle.html#ixzz2RjUKyGrl
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Comments

comments