Tras el golpe de Estado de los militares, el juez Adly Mansur juró hoy como mandatario; «Me comprometo a preservar la República, a respetar la Constitución y a proteger los intereses del pueblo», dijo

 EL CAIRO.- Horas después de que el Ejército derrocara al primer presidente electo democráticamente en Egipto, el islamista Mohammed Morsi, el juez Adly Mansur juró hoy como jefe de Estado interino ante la asamblea general del Tribunal Constitucional Supremo, la máxima instancia judicial, que él mismo presidía hasta hoy.

«Me comprometo a preservar el sistema de la República, a respetar la Constitución y la ley y a proteger los intereses del pueblo», dijo Mansur en una breve ceremonia.

Ayer, después de que venció un ultimátum de 48 horas que las Fuerzas Armadas habían dado a Morsi para que resolviera la crisis económica y social en el país, el ministro de Defensa y jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi, anunció la suspensión temporaria de la Constitución que el año pasado había promovido el político de los Hermanos Musulmanes. Además, anunció la «hoja de ruta» para la formación de un nuevo gobierno.

Al Sisi afirmó que Mansur gobernará el país junto con un gobierno de tecnócratas y deberá llamar a elecciones parlamentarias y presidenciales anticipadas.

El general, designado por Morsi hace un año, realizó anuncio flanqueado por clérigos moderados y ultraconservadores, el líder de la iglesia copta egipcia y el líder de la oposición y Nobel de la Paz, Mohammed el-Baradei.

Ayer, apenas anunciado el golpe de Estado por Al Sisi, la emblemática Plaza Tahrir de El Cairo,donde desde el domingo se pedía la dimisión de Morsi a una año de su asunción en la presidencia, estalló de júbilo. Las escenas eran muy diferentes cerca del palacio presidencial, donde los seguidores del derrocado mandatario mostraron pancartas del político islamista gritando eslóganes de condena contra los militares y la oposición.

Los grupos opositores acusaban a Morsi de incumplir su promesa electoral de gobernar de forma inclusiva, así como de no lograr solucionar la crisis económica y social, centrándose en lugar de eso en consolidar a los Hermanos Musulmanes en el poder.

Desde el domingo hasta el golpe de Estado, había 39 muertos confirmados, en tanto ayer se sumó al menos una decena de víctimas fatales por enfrentamientos entre seguidores y opositores a Morsi, según el Ministerio de Salud.

En un intento aparente de calmar a los seguidores islamistas, el Ejército dijo que no tolerará la violencia, tampoco contra los seguidores de los Hermanos Musulmanes.

QUIÉN ES MANSUR

Adly Mansur llevaba apenas dos días como presidente del Tribunal Supremo Constitucional cuando el Ejército le encargó una responsabilidad aún mayor: convertirse en jefe de Estado interino tras el derrocamiento de Morsi, el mandatario que lo designó en ese puesto en mediados de mayo.

A Mansur, un jurista de 67 años, apenas nadie lo conocía en Egipto hasta ayer, a pesar de que trabajaba desde 1992 en el Tribunal Constitucional, del que en los últimos tiempos era vicepresidente.

Entre otras cosas, el jurista ayudó a elaborar el marco legal para la celebración de las primeras elecciones presidenciales libres en Egipto, que tuvieron lugar el año pasado y que dieron a Morsi la presidencia.

A mediados de mayo pasado, Morsi lo nombró sucesor de Maher al Behairi, quien se jubilaría a fines de junio, en la presidencia del tribunal, con la aprobación de una asamblea de magistrados.

Adly Mansur nació en diciembre de 1945 en El Cairo, donde estudió Derecho, carrera que continuó en la Escuela Nacional para la Administración de Paris gracias a una beca. De vuelta en El Cairo, comenzó a ejercer como juez bajo el régimen de Hosni Mubarak en tribunales religiosos pero también en cortes civiles y penales, algo que compatibilizó durante algún tiempo trabajando como asesor en Arabia Saudita. Actualmente está casado y tiene tres hijos.

DUDAS SOBRE MORSI

Mientras el Ejército avanza con su plan, crecen las dudas sobre el paradero de Morsi, aunque una fuente de los Hermanos Musulmanes, el ex asesor presidencial Gehad Haddad, dijo hoy que ha sido separado de su equipo presidencial y trasladado al Ministerio de Defensa.

Los militares y la policía, en tanto, han comenzado a arrestar a altos cargos de la Hermandad, como el presidente del brazo político de este grupo, el Partido Libertad y Justicia (PLJ), Saad Katatni, denunció el partido islámico.

También fue detenido el viceguía espiritual de los Hermanos Mohamed Rachad Bayumi, que, según la agencia oficial Mena, ha sido trasladado junto a Katatni a la cárcel de la zona de Tora, en las afueras de El Cairo.

Los policías continúan la persecución de otros dirigentes de los Hermanos Musulmanes acusados de instigar a la violencia y amenazar la paz y la seguridad pública, según Mena.

Agencias EFE, AFP y DPA

Comments

comments