Al encabezar un acto en Bariloche, la mandataria defendió la iniciativa de retirar el monumento del espacio que ocupaba detrás de la Casa Rosada. Calificó como una«humillación» el episodio de Evo en Europa

 

En un capítulo más de la disputa entre la Nación y la Ciudad por el monumento a Colón, la presidente Cristina Kirchner afirmó que no fue «caprichosa» la decisión de retirar la estatua del espacio que ocupaba detrás de la Casa de Gobierno.

«Al lado de la Rosada, donde está la historia de los argentinos, queremos poner a Juana Azurduy, esa heroína de la Independencia. No pretendemos tirar abajo ninguna estatua, las estatuas se retiran, se restauran y se trasladan a otros predios», consideró.

Para la jefa de Estado, «en la Casa Rosada tienen que estar los que lucharon y dieron su vida por la Independencia». «No es una decisión caprichosa, la Juana Azurduy en la Casa Rosada es una reivindicación de los próceres», agregó.

El monumento, inaugurado en 1921, fue retirado el sábado pasado de la Plaza Colón y su nuevo destino será Mar del Plata. La decisión generó reclamos del gobierno porteño y de la comunidad italiana, pero la medida por ahora sigue vigente.

Por otro lado, la Presidente volvió a referirse al episodio ocurrido con Evo Morales, quien fue obligado a aterrizar de emergencia en Austria. Cristina Kirchner calificó al incidente como «terrible humillación». Tras el acto que encabezó en Bariloche, la mandataria viajó a Cochabamba, donde se desarrollará una reunión de la Unasur para analizar lo ocurrido con el mandatario boliviano.

infobae

Comments

comments