Legisladores y hasta un consejero de la Magistratura salieron al cruce de la propuesta del senador nacional neuquino Marcelo Fuentes.>Conocida la idea del presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, Marcelo Fuentes, de crear un Tribunal de Constitucionalidad, no tardaron en conocerse los primeros rechazos hacia la iniciativa.
“Es un disparate insostenible. La Constitución es clara y establece que el poder judicial es manejado por la Corte y sus inferiores. Es imposible imponerle un tribunal a la Corte”, dijo sin vueltas el presidente del bloque del Pro de la Cámara baja, Federico Pinedo.

Por su parte, la diputada nacional Patricia Bullrich calificó de “locura” la propuesta del senador Fuentes, considerándola además como “claramente anticonstitucional”. Dijo que “va en contra del sistema republicano y democrático. Fallos adversos al kirchnerismo, llevaron al Ejecutivo a plantear la toma y control total de la Justicia. Eso intentan hacer con la falsa democratización de la Justicia o con la propuesta oficialista de creación de un Tribunal de Constitucionalidad Independiente”.

“El oficialismo pretende una justicia que sólo responda a un modelo político, generando el peor de los monopolios, concentrando la decisión y el poder en uno solo., transformando a nuestra democracia en un totalitarismo moderno, donde se termine anulando la ley, los partidos políticos, el pluralismo, el respeto y derecho de las minorías, y la diversidad de pensamiento”, indicó Bullrich.

A su vez, el consejero de la Magistratura Alejandro Fargosi sostuvo que “lo que debe hacer el oficialismo con la Constitución es cumplirla y no tratar de violarla permanentemente”.

“La idea de un tribunal constitucional es una iniciativa que sólo busca reducir el poder de la Corte Suprema, a la que debemos reforzar y no debilitar” señaló el consejero y agregó que “esa nueva propuesta busca involucrar más política y dejar de lado a la justicia, lo opuesto a lo que establece la Constitución”, expresó.

Según Fargosi, “el cristinismo no quiere que exista un Poder Judicial independiente y hace todo lo posible para suprimirlo. Es inconcebible que el Gobierno se dedique a tratar de anular a la Corte en lugar de concentrarse en terminar con los flagelos de la inseguridad, de la corrupción, de la crisis energética, entre otros problemas

Comments

comments