Cobos dijo que el titular del Partido Federal, que impulsa a radicales disidentes, “tiene un cargo a nivel nacional”.

En la UCR denunciaron un pacto entre Pérez e Iglesias
La pelea en la campaña continúa. Esta vez Julio Cobos y el radicalismo en pleno denunciaron la existencia de un pacto entre Roberto Iglesias, Víctor Fayad y el gobernador Francisco Pérez para mellar su imagen y limitar las chances electorales de la lista 3 de la UCR, boleta que el ex vicepresidente encabeza.

“No es casual que Fayad atestigüe acerca de algo que no he cobrado y Pérez salga al otro día a reforzarlo. Tampoco fue casual que Fayad haya salido en defensa de la reelección del gobernador, ni que el presidente del sello partidario que usa para presentarse en esta elección sea empleado del Gobierno nacional” (Ver aparte), argumenta Cobos para sostener la existencia de ese supuesto pacto que beneficia al oficialismo.

La campaña electoral de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) entró en terreno fangoso, algo que se intuía desde el mismo momento en que dos históricos radicales, Roberto Iglesias y Víctor Fayad armaban su propia lista, usando el sello del Partido Federal, en lugar de competir por dentro del radicalismo en la PASO.

El lunes el intendente de Capital denunció que Cobos estaba tramitando la jubilación que le corresponde por haber sido vicepresidente. De acuerdo a los datos que hizo públicos Fayad, Cobos debería cobrar un retroactivo de 700 mil pesos y el emolumento mensual que le correspondería ascendía a 60 mil pesos.

El martes, durante la celebración del día del agente penitenciario, el gobernador Pérez indicó que el cobro de esa jubilación era “una de las hipocresías de las que vengo hablando” y que había que tener “coherencia” para aspirar algún cargo electivo.

Ayer Cobos sugirió que esos datos tan precisos le fueron dados a Fayad por los operadores del kirchnerismo, sólo para perjudicar sus chances electorales.

“Sólo me cuestionan la tramitación de una jubilación que aún no cobro, a pesar de que han pasado casi dos años y que dudo que este gobierno me liquide, más aún sabiendo que voy a donar el monto. (Néstor) Kirchner cobró a mi misma edad (58 años), a los diez días de haber concluido su mandato presidencial”, dijo el ex vicepresidente.

Entonces es cuando el futuro presidente de la UCR, Sergio Pinto interviene en la charla y denuncia que el apoyo de Iglesias y Fayad a la reforma constitucional que impulsa Pérez fue acordado entre Iglesias y el Gobernador a cambio de darles cargos en el gobierno a dos iglesistas: Jorge Mastrascusa en el EPRE y Eduardo Cicchitti en la Inspección General de Seguridad.

En octubre del año pasado, la nominación de Mastrascusa al EPRE resultó extraña. El 13 de octubre, la UCR celebró su congreso partidario, en el que definieron no apoyar la reforma constitucional impulsada por Pérez. El 16 de octubre llegó el pliego del iglesista Mastrascusa a la Legislatura.

Ese cargo en el directorio del EPRE es para el principal partido de la oposición. Más allá de que el gobernador tiene la facultad de remitir el pliego que crea conveniente, suele consultarse al partido de la oposición. Y la UCR tenía su postulante, Mario Salomone. Pérez, simplemente mandó a Mastrascusa.

“Resulta extraño que en el 2011, cuando acompañamos a Roberto Iglesias en su candidatura a gobernador, nos costaba juntar los recursos para la campaña. Han quedado deudas de hecho. Ahora, que Iglesias encabeza la lista de un partido que no tiene expectativas de ganar, fue el primero en arrancar con su publicidad gráfica”, dice Pinto poniendo bajo sospecha los fondos con que cuenta el Partido Federal para la campaña.

El actual presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, recuerda otro hecho para sostener la existencia de ese supuesto pacto entre el gobernador Pérez y los radicales Iglesias y Fayad.

Más allá de la decisión del congreso de la UCR, el bloque de senadores radicales se fracturó a principios de noviembre, esgrimiendo que el radicalismo siempre fue reformista. Los que se fueron del bloque oficial fueron los iglesistas Milagros Suárez, Daniel Vilchez y Abel José, más Guillermo Simón.

Este último actualmente es parte de la lista que compite con la de Cobos en la PASO, la que encabeza Fernando Armagnague.

Cornejo recuerda otro hecho: la fractura del bloque de diputados radicales, que ocurrió en diciembre del año año pasado, justo cuando la Legislatura se aprestaba a tratar el presupuesto provincial. “Esa fractura fue para que el oficialismo pudiera aprobar el impuestazo que mandó el Ejecutivo”.

El titular de la UCR dice: “Hay coordinación total en esta denuncia y sigue la lógica del kirchnernismo. A nivel nacional, la operación es permanente. Lo saben (Elisa) Carrió, (Martín) Losteau y ahora (Sergio) Massa. Lo de Cobos sigue la misma lógica”.

DIARIO LOS ANDES

Comments

comments