24 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Malestar militar por los sueldos: un polémico decreto puso a gendarmes y prefectos en mejores condiciones salariales

La trastienda de la política (y de los políticos)

Junto al último aumento salarial otorgado a las Fuerzas Armadas y a las de seguridad, el Gobierno publicó en el Boletín Oficial el decreto 853/13, que generó sorpresas entre los militares. Por primera vez, los gendarmes y prefectos percibirán remuneraciones más altas que los militares. Así, el comandante general de la Gendarmería -el cargo más alto de la fuerza- cobrará desde agosto un haber mensual de $ 9524, mientras que la retribución mensual para el teniente general, el almirante y el brigadier general, los principales grados en el Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, respectivamente, será de $ 9114. En ambos casos, al haber mensual debe añadirse el cobro de suplementos por determinadas funciones. De esta manera, el sueldo del sargento primero será de $ 4130 en la Gendarmería y de $ 4065 en las Fuerzas Armadas. Relegado en los aumentos que impuso la presidenta Cristina Kirchner, la decisión fue recibida con malestar y resignación entre el personal militar, en momentos en que las fuerzas volvieron a exponerse en la primera plana de los diarios por la polémica planteada en torno al ascenso a teniente general del nuevo jefe del Ejército, general César Milani, implicado en denuncias por violaciones de los derechos humanos durante la dictadura militar. «Si a su polémico pasado Milani suma su ineficiencia para mantener niveles salariales mínimos, estamos listos», graficó en las últimas horas un oficial. Cerca del Gobierno se interpretaba que la decisión de eliminar la norma que equiparaba los sueldos de todas las fuerzas apunta a evitar que se alienten protestas solidarias recíprocas a la hora de futuros reclamos.

«ABUELITA»

El extraño elogio de Beatriz Rojkés a Gonella
Ocurrió la semana pasada en el Senado, casi cuando concluía la audiencia pública en la que el fiscal antilavado, Carlos Gonella, y favorito de la procuradora Alejandra Gils Carbó defendió de los embates de la oposición el pliego que lo nomina para fiscal general en Formosa. Orgullosa por el desempeño del joven integrante de la kirchnerista agrupación Justicia Legítima, la presidenta provisional del Senado, Beatriz Rojkés de Alperovich, no tuvo mejor idea que intentar cerrar la reunión de la Comisión de Acuerdos con un elogio. «La verdad que después de escucharlo me gustaría ser su abuelita», confesó la legisladora y esposa del gobernador de Tucumán, José Alperovich. Gonella sonrió ante la inesperada intervención. Pero al resto de los senadores oficialistas no les pareció tan simpática la mención de la senadora y se removieron incómodos en sus sillones a la espera de la firma del dictamen que le puso un lento telón a otra nueva polémica intervención de Rojkés.

INTENDENTES ETERNOS

Massa y una frase que molestó a un aliado
La exposición mediática a la que las campañas exponen a los candidatos permitió ver una fisura en el frente massista. El candidato a diputado del Frente Renovador Sergio Massa estuvo haciendo recorridas por Pilar, un municipio gobernado por su aliado Humberto Zúccaro. Pese a la amistad política que une a ambos, los periodistas le preguntaron al intendente de Tigre si su rechazo a las reelecciones indefinidas incluía a la del propio Zúccaro. Sin duda, Massa respondió: «Intentaré convencerlo para que no se presente en las próximas elecciones». Cuando el comentario llegó a oídos del intendente, Zúccaro replicó también sin dudar y mostrando que el tema no le genera muchas simpatías. «Si a mí la ley no me lo prohíbe, yo me voy a presentar», replicó. Dentro de los funcionarios del municipio de Pilar comenzaron a ver algunas diferencias en la coalición massista, las cuales, sostienen, podrían ahondarse luego de las elecciones de medio término de octubre próximo.

CORTOCIRCUITO

Bossio, enojado con el Banco Hipotecario
Hubo algunas tensiones en la última semana entre el Gobierno y el Banco Hipotecario, que dirige Eduardo Elstain. Dicen en Balcarce 50 que el director ejecutivo de la Anses, Diego Bossio, adujo incomodidades por la administración de los fondos que el organismo transfiere al banco para gestionar los créditos del plan de viviendas Procrear. En apariencia, los funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner están molestos porque los gerentes y directores de la entidad crediticia contrataron proveedores que no estaban en el radio de acción del Gobierno. De todos modos, en la Casa Rosada aseguraron que la sangre no llegará al río.

la nación

Comments

comments