29 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Moreno amaga irse y sigue en el ojo de la tormenta

En el equipo económico volvió a circular, ayer,la versión de un inminente desplazamiento del polémico secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

El propio Moreno alimentó la información a través de empresarios adictos, a quienes sugirió que estaba dispuesto a dejar su cargo.

Ocurrió después de la desazón que le provocó ser “borrado” de la cumbre de la Presidenta con empresarios y sindicalistas, un encuentro en el que se habló de todos los temas que maneja Moreno. Esto ocurre, además, cuando ciertas piezas clave del Gobierno, como Julio De Vido, Florencio Randazzo y Carlos Zannini,consideran que los reiterados fracasos del funcionario le ocasionaron a la Presidenta un costo político en las elecciones.

Moreno ya había sido “bajado” a último momento del viaje de Cristina a Brasil para visitar al Papa. Ahora lo excluyeron del diálogo con empresarios y sindicalistas para evitar irritar a los hombres de negocios y generar un mejor clima en el encuentro.

Por eso, ayer volvieron a surgir las versiones y él las alimentó desde su propio despacho. A la mañana estuvo en el Mercado Central y después atendió en Comercio.

Pero muchos funcionarios dudan.

Axel Kicillof le transmitió a su equipo que la versión que fogonea Moreno buscaría, en realidad, otra cosa: una ratificación de la Presidenta frente a los ataques que recibe.

Clarín confirmó que otros miembros del gabinete económico coinciden en que Moreno ahora se victimiza, para volver a tener el respaldo público de Cristina. Utilizó esta estrategia en otros momentos de debilidad política y siempre logró su objetivo de salir fortalecido.

En Río Gallegos, Cristina eludió las críticas a su gestión y ponderó –como si fuera una virtud inusual en su gobierno– que el secretario de Comercio fuera honesto. Así lo dijo: “Nadie aquí puede decir que Moreno les pidió algo.” La Presidenta también ratificó toda su política económica y prometió más de lo mismo, a pesar del efecto adverso que provocó la inflación en las últimas elecciones y de los fuertes desequilibrios macroeconómicos.

Contó con la complicidad de los empresarios, que evitaron los cuestionamientos de fondo y se conformaron con explicaciones superficiales frente a los serios problemas económicos.

Cristina lo resaltó en una serie de definiciones, cuando expuso largamente. Sus reflexiones consumieron dos horas y media, de las cuatro que duró el encuentro. Aún así, eludió abordar los problemas de fondo: no habló del retraso cambiario, los desequilibrios monetarios y fiscales que genera la inflación; tampoco de la falta de dólares y la caída de la inversión. En cambio, ratificó el rumbo.

Cuando sobrevoló temas instrumentales, Cristina justificó los frenos a las importaciones y acusó a los empresarios de especular con una devaluación. Así lo dijo: “Aumentaron los pedidos de importación porqueespeculan con una devaluación para después de las elecciones.” Y agrego: “No vamos a mover el dólar, a pesar de que todos los países devalúen.” También ratificó las distorsiones del INDEC: “La discusión de la inflación, no pasa por cambiar el termómetro.” Y enarboló sus teorías conspirativas cuando arremetió contra el mercado financiero internacional. Carlos Weiss, de la Cámara de la Construcción, introdujo este último tema: “Si el Gobierno encara el problema de la deuda, Argentina va a tener crédito internacional barato para infraestructura.” Cristina lo interrumpió: “No se equivoque, nosotros tenemos una sanción política internacional, por eso le prestan a Bolivia y Grecia al 4%, mientras a nosotros al 15%.” La pasividad de los empresarios le permitió a la Presidenta ahondar en sus errores e insistir en que no haría cambios.

El banquero Jorge Brito decidió pronunciar monosílabos y Juan Lascurain e Ider Peretti compitieron para elogiar al Gobierno.

Todos expusieron un discurso distinto al que sostenían los días previos.

Todos evitaron hablar de las facultades que otorga la ley de capitales a la Casa Rosada para intervenir empresas privadas.

El propio titular de la Unión Industrial avaló ese clima. La Presidenta abrió la reunión diciendo que había escuchado muchas preocupaciones e invitó a exponer las críticas. Hubo un largo silencio y nadie hablaba.

Héctor Méndez decidió gambetear las cuestiones de fondo y patear la pelota a la tribuna: “Nosotros estamos preocupados por el seguro ambiental”, dijo. A partir de ahí, Cristina se adueñó de la pelota y no se escuchó ningún planteo urticante. Incluso la Presidenta se animó a criticar a los hombres de negocios con una frase hiriente: “Ningún empresario tiene ética.” La mecánica de la reunión fue armada para bloquear las opiniones no alineadas con la Casa Rosada. No fue invitada la Asociación Empresaria Argentina y se dejó de lado a la Mesa de Enlace, pese a que el campo es el principal proveedor de divisas del país.

Inicialmente, Julio De Vido armó un encuentro de pocos para tratar de generar un diálogo franco en una mesa chica. Concurrirían sólo Méndez, Weiss, Brito, Eduardo Eurnekián y Antonio Caló. Pero el fin de semana el Gobierno evalúo que algo así permitía un intercambio profundo y fuerte sobre los motivos por los cuales la economía enfrenta serios problemas.

La orden fue, entonces, abrir la participación y bloquear cualquier diálogo sincero.

Hasta el martes estuvieron invitando a dirigentes afines al Gobierno, para embarullar el encuentro.

Pero hubo un inesperado traspié: con la decisión contra la empresa LAN, La Cámpora le quitó a la reunión el protagonismo excluyente que pretendía la propia Cristina Kirchner.

Copyright Clarín, 2013.

Comments

comments