27 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Automotrices suspenden personal por la caída de exportaciones a Brasil

Al igual que enero del año pasado, el sector automotriz vuelve a sentir los coletazos de Brasil. El mercado del país vecino continúa sin reactivarse y las terminales y autopartistas argentinas ya lo padecen. Entre los «grandes» jugadores, el primer síntoma lo dio Volkswagen, que debió paralizar hace dos semanas un tercio de su personal la fabricación de las cajas de cambios.

Igual camino transitó FATE la semana pasada. La compañía de neumáticos se vio afectada también por la retracción de los pedidos externos, y aplicó las medidas de crisis en su planta de San Fernando, en la zona norte de la Provincia.
Esta vez, el turno le volvió a tocar a FIAT, el gigante de la industria de automóviles. El freno de la producción en la marca comenzó en agosto, pero ante la continuidad en desaceleración de las ventas las autoridades ejecutivas decidieron prolongarlas por otro mes. De esta manera, alrededor de 1.500 trabajadores no concurrirán a sus puestos los lunes y viernes – con excepción del lunes 9 y 16-, y percibirán el 75% del sueldo durante esas jornadas, tal como establece el convenio entre la empresa y el sindicato de metalmecánicos SMATA. La merma, en parte, se explica por los coletazos en julio de los disturbios que sacudieron al país.
En los últimos meses, la empresa liderada por Cristiano Rattazzi pasó de fabricar 12.000 unidades mensuales a 7.800, lo que representa una caída de 40%, según los datos publicados recientemente por la Asociación de Fabricantes de Autos (Adefa).
En la marca italiana estiman que los niveles de producción se normalizaran en breve, ante la perspectiva de que mejoren las ventas y el clima social en Brasil, en ebullición tras las huelgas y multitudinarias marchas contra el gobierno de Dilma Roussef.
Pero en las autopartistas reina el pesimismo. Dependientes de los últimos eslabones de la cadena de valor, creen que FIAT seguirá transitando el ritmo decreciente hasta alcanzar los 6.000 automóviles por mes.
La incognita será como responderá el Gobierno ante el agravamiento de la situación. En enero de 2012, la firma italiana suspendió por entonces a sus trabajadores de Córdoba. La ministra de Industria, Débora Giorgi, calificó la medida como «incomprensible» y «mezquina». Rápidamente, las gestiones y la presión gubernamental llevó a que la planta se normalice a las 48 horas.
infobae

Comments

comments