23 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Queja de los magistrados por la falta de personal

El titular de la entidad que los nuclea dijo que hay retrasos y que, a veces, trabajan a las apuradas.
Por Leonardo Domínguez – Diario De Cuyo

Mientras sigue demorado el llamado a concurso para cubrir las cerca de 100 vacantes que hay en en el Poder Judicial, el sector de los jueces se quejó por la falta de personal. Gustavo Almirón, a cargo de la Presidencia del Colegio de Magistrados, contó que la situación genera retrasos en las causas y que en muchos casos tienen que trabajar “a las apuradas” a riesgo de cometer errores. En la Corte de Justicia vienen hablando desde 2012 de lanzar el proceso de designaciones y ayer dijeron que lo quieren hacer antes de terminar este año, aunque no dieron precisiones.

Es la primera vez que desde la institución que nuclea a los magistrados deslizan su malestar con la situación. “Está faltando personal tanto de maestranza como de funcionarios y administrativos… impacta en el movimiento diario, el expediente tiende a retrasarse”, aseguró en Radio Sarmiento Almirón, que desde abril de este año está al frente de la entidad que también agrupa a los funcionarios judiciales. Antes, las quejas fueron en forma aislada, como cuando el titular del Juzgado de Instrucción Nº 1, Benito Ortiz, dijo en junio que “con un par de abogados más en cada juzgado, la sería más fecunda”.

Las vacantes en el escalafón administrativo se han ido generado por jubilaciones o fallecimientos y hoy ascienden a 94, según los datos dado a conocer por el máximo tribunal, es decir un 15,6 por ciento de los cerca de 600 empleados que hay en ese sector. A eso hay que sumarle cargos de secretario y prosecretario (que son estrechos colaboradores del juez) que están sin cubrir en organismos de todas las instancias judiciales.

La idea de la Corte de Justicia es concursar los puestos a través de un sistema informático que supuestamente ofrece garantías de imparcialidad. Ya en marzo de 2012, el cortista Abel Soria Vega reconoció el problema y dijo que tenía en mente traer desde Santa Fe el software que usan allí para designar al personal y aplicarlo a nivel local. Pero lo cierto es que a un año y medio, todo parecer estar congelado.

Ayer, en el entorno de los cortistas intentaron justificar las demoras. Dijeron que están esperando que desde Santa Fe les den el OK para mandar desde San Juan dos técnicos en informática a capacitarse en el manejo del software. Exactamente la misma explicación que dieron en abril, cuando manifestaron que pasada la feria judicial de julio finalmente iban a llamar a concurso.

Sobre los motivos que esgrimen desde el segundo piso, Almirón señaló que “normalmente son rápidas las cosas informáticas, uno pide y uno reclama, pero bue… el que decide es el que puede proveerlo, que es la Corte”. Además, dijo que en el intento por sacar a tiempo la tarea ”no se revisan todas las cosas como se debería realizar, se trabaja más a las apuradas”. “Más rápido pero con menor seguridad, a riesgo de equivocarse en muchos casos”, tiró el juez.

En el sindicato del personal judicial también hay reproches de vieja data. Ayer, el secretario gremial, Sebastián López, señaló que “en el Juzgado Civil Nº 8 éramos 8 empleados y hoy quedamos 4 para la misma cantidad o más causas que antes, en todos los juzgados pasa lo mismo”.

En mayo de este año se supo que el llamado a concurso estaba parado porque había divisiones entre los 5 cortistas por el proceso a aplicar para definir los ingresos. Algunos querían reservarse una importante cuota de discrecionalidad en la puntuación a los aspirantes y otros advertían que eso podía desatar un nuevo escándalo y que la intervención de la Corte debe ser mínima. Hasta ahora, nadie sabe cómo se resolvió la cuestión. Las fuentes apuntaron que todavía no está listo el reglamento ni la forma de calificar a los inscriptos.

No es la primera vez que las designaciones despiertan revuelo en Tribunales, aunque en el pasado fue por otros motivos. En 2005, los ministros de la Corte llamaron a concurso por primera vez y se supo que de antemano se filtraron las preguntas del examen para favorecer a algunos bendecidos. Y en 2009, sin decir nada ni abrir el juego, designaron 39 personas en forma interina y después, a pesar de las promesas de corregir la situación, se las arreglaron para dejarlas como efectivas. El agravante fue que la gran mayoría era amigo o pariente de encumbrados funcionarios judiciales.

Comments

comments