20 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

EL PENAL DE LUJO CHILENO PARA PINOCHETISTAS SE CIERRA

Una de las cabañas de la cárcel custodiada por un agente. | Efe El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha anunciado el cierre de la cárcel de lujo Penal Cordillera, después de la polémica desatada por la celebración de una barbacoa dentro del presidio, con la que se pretendía conmemorar al militar en retiro Miguel Krassnoff, perteneciente a la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) durante el Régimen Militar de Augusto Pinochet (1973-1990). El almuerzo en honor del ex oficial, condenado a 120 años de prisión por más de una veintena de crímenes, creó un malestar generalizado en la sociedad chilena. Desde que se fundó la prisión, miles de personas han denunciado la situación de privilegio en la que viven los presos del Penal Cordillera, localizado dentro del Regimiento de Telecomunicaciones, en la comuna de Peñalolén, a las afueras de Santiago. La cárcel está ocupada por ocho generales y dos coroneles, todos pertenecientes a la cúpula de la DINA, que viven en cinco cabañas que incluyen dormitorio, baños privadoteléfonotelevisión por cablecocina y salón de estar. Hasta hace poco tiempo, los reclusosdisponían incluso de piscina. Los 10 reclusos son custodiados por 35 gendarmes en cada turno y cuentan con una asistente social, tres paramédicos y dos maestras de cocina, y sus comidas son supervisadas por una nutricionista, según relata un informe judicial llevado a cabo la fiscal judicial María Loreto Gutiérrez, difundido por la oficina de prensa del Poder Judicial. En las cárceles comunes cada guarda está a cargo de medio centenar de presos. El Penal Cordillera es el único recinto penitenciario, junto con Punta Peuco, que tiene más policías que reclusos. Punta Peuco, a unos 35 kilómetros al norte de Santiago, fue creado en 1995 por el Gobierno del democristiano Eduardo Frei, mientras que el Penal Cordillera, situado en el sureste de la capital, se abrió en 2004 por decisión del socialista Ricardo Lagos. Amnistía Internacional ha manifestado en diversas ocasiones su descontento por este «privilegio inaceptable». Estas condiciones contrastan con las que soporta la mayoría de los 54.000 presos comunes que están encerrados en las cárceles del país, con malas condiciones higiénicas y un alto hacinamiento, que se puso de manifiesto con el incendio en la cárcel San Miguel, el que murieron más de 80 presos en 2010.

Tres principios ante la ley

«Tomando en consideración tres principios: primero, la igualdad ante la ley. Segundo, la seguridad de los internos, y tercero, el normal y más eficiente funcionamiento de Gendarmería, ha tomado la decisión de cerrar el centro Penitenciario Cordillera y trasladar a los internos que están en ese centro, y que son diez personas, al centro Penitenciario de Punta Peuco», comunicó el presidente de Chile tras su regreso de Nueva York, donde participó en una reunión de Naciones Unidas. «De esta forma, estamos satisfaciendo esos tres principios, que son principios que deben regir en todos los actos y todas las acciones del gobierno, y que insisto: la igualdad ante la ley, la seguridad de los internos y el mejor y más eficiente funcionamiento de Gendarmería de Chile«, manifestó el mandatario. «Por supuesto que el gobierno, al tomar esta decisión, ha tomado en cuenta las disponibilidades y capacidades del centro penitenciario Punta Peuco, y ese centro tiene todas las facilidades y todas las capacidades para recibir a los diez reclusos o internos que hoy están en el centro penitenciario Cordillera», comentó Sebastián Piñera. Las reacciones no se han dejado esperar. El general del Ejército en retiro y ex presidente de la Fundación Pinochet, Luis Cortés Villa, ha asegurado que el cierre del Penal Cordillera obedece a «una venganza» por parte del presidente Sebastián Piñera y que es una reacción «que no está a la altura de un gobierno». «Es una reacción que no la felicito en absoluto. El Presidente Piñera nunca planteó esto en su programa de gobierno y nunca lo escuchamos que los que votaron por el ‘Si’ estaban equivocados… No se olviden que el penal Cordillera fue una decisión que tomó un ex Presidente de la República en su momento», añadió el máximo dirigente chileno, aludiendo a Ricardo Lagos. Por su parte, la presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, calificó como «sorprendente» que haya sido Piñera el presidente que tomó la decisión de cerrarlo: «Es sorprendente, pero quienes tienen que dar una respuesta son quienes crearon el penal Cordillera y las cárceles especiales, y todos los que no hicieron nada por cerrarlo», dijo Pizarro a también a CNN Chile. Lorena Pizarro añadió que «con esto no se resuelve el tema de fondo, yo saludaría con mucha más fuerza si yo observara de parte del Presidente Sebastián Piñera una actitud que permite avanzar para terminar con estas cárceles especiales que son sinómino de impunidad, y además avanzar en verdad y justicia para nunca más, yo emplazo a que ese sea el camino». diario el mundo

Comments

comments