27 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Monsanto frena la construcción de su planta en Córdoba por la oposición de ambientalistas

Por un bloqueo que cumple dos semanas, la firma decidió una suspensión temporal. Hubo enfrentamientos entre manifestantes, el personal de las contratistas y la policía

A nueve meses del inicio de la construcción de la nueva planta de tratamiento de semillas de Monsanto en Malvinas Argentinas, Córdoba, el avance de las obras peligra por la oposición de grupos ambientalistas.
Un acampe que mañana cumple dos semanas “impide garantizar las condiciones necesarias para continuar con el plan de obra previsto y genera posibles riesgos sanitarios”, indicó en un comunicado la empresa con sede en los Estados Unidos, por lo que hoy los obreros no irán a trabajar. Esto implica una suspensión temporal de las obras que pone en juego unos 200 puestos de trabajo.
La jornada de ayer fue la más violenta en una situación de clara escalada del conflicto entre los manifestantes que se oponen a Monsanto, los trabajadores que construyen la planta y la empresa. Dos manifestantes fueron detenidas y una de las figuras más importantes de esta resistencia, Sofía Gatica, resultó herida, aunque luego pudo regresar al acampe.
El viernes pasado, el conflicto empezaba a gestarse entre los trabajadores y los manifestantes. Según consignó el diario local La Voz del Interior, la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), corrió a los acampantes para continuar con las obras. Luis Gutierrez, secretario Adjunto del sindicato, argumentó que fueron llamados por los trabajadores, aunque un sector de ellos lo desmintió. Un día más tarde, la Uocra dijo que los trabajadores habían comenzado a recibir telegramas de despido.
No se trata del primer conflicto que enfrenta Monsanto para levantar una planta que, dice, es casi una réplica de la que funciona desde hace 16 años, sin problemas, en Rojas, Buenos Aires. Se trata de un establecimiento donde acondicionará semillas de maíz.
Entre febrero y abril, las obras fueron suspendidas por una medida cautelar interpuesta por grupos ambientalistas representados por el “Club del Derecho” una asociación civil sin fines de lucro creada por abogados cordobeses. La entidad había pedido la suspensión de los trabajos en el predio por entender que la municipalidad de Malvinas Argentinas le dio a Monsanto la autorización para montar la planta antes de que la multinacional cumpliera con las presentaciones ambientales.
Pero en abril, la justicia provincial autorizó a Monsanto a continuar con la obra civil, aunque la firma deberá esperar que concluya un estudio de impacto ambiental para ponerla en funcionamiento, ya entrado 2014.
Con esa decisión, Monsanto, creadora de la soja transgénica que hoy cubre casi todos los campos sembrados en el país y además lidera las ventas de semillas de maíz en la Argentina, logró revertir dos fallos adversos previos de la Justicia, y continuar con la obra.
La inversión, de $1.500 millones, había sido anunciada a la presidenta Cristina Fernández, en noviembre de 2012. Monsanto expresó ayer su repudio al bloqueo que “avasalla, vulnera y viola el derecho a trabajar”, dijo.
El vicepresidente de Monsanto para Latinoamérica Sur, Pablo Vaquero, indicó a El Cronista que se mantendrán todas las acciones legales para que vuelvan a ponerse en marcha las tareas de construcción.

Comments

comments