24 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Trenes: otra mentira más y van…

RANDAZZO

diario hoy/la plata

Randazzo anunció la estatización del ferrocarril Sarmiento, la línea de trenes que registra tres choques con 54 muertos en los últimos 20 meses. La cortina de humo oficial

Ante la magnitud de la crisis ferroviaria, que llevó a que los trenes se hayan convertido en trampas mortales para las miles de personas que no tienen otra alternativa que recurrir a este medio de transporte para trasladarse a sus lugares de trabajo o estudio, el gobierno K ayer anunció una seudoestatización del Sarmiento. Se trata de la línea férrea donde, en los últimos 20 meses, se produjeron tres siniestros que se cobraron la vida de 54 personas y causaron decenas de heridos.

Fiel al estilo de la administración kirchnerista, el anuncio fue una cortina de humo que, obviamente, no implicará ninguna mejora para los pasajeros ya que la mejora del sistema ferroviario requiere de una inversión –de aproximadamente 8000 mil millones de dólares, sólo para poner en condiciones la estructura existente- que nunca llegó ni siquiera a ser contemplada por la administración K. Es algo lógico para un gobierno que decidió tener otras prioridades, como cumplir religiosamente con el pago de la fraudulenta deuda externa (lleva pagados más de 173 mil millones de dólares en la última década) y subsidiar el infame sistema de clientelismo político.

El anuncio de ayer estuvo a cargo del ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, a quien en los últimos días se le borró la sonrisa que solía mostrar permanentemente en su rostro. No es para menos ya que el siniestro del último sábado, que no causó muertos de milagro, puso de manifiesto que todo lo que anunció el gobierno desde el choque de estación Once, en febrero de 2012, fue un simple maquillaje.

“La decisión es que no haya más un operador privado en esa línea”, dijo Randazzo, quien enumeró una serie de irregularidades que cometió la Unidad de Gestión Operativa del Mitre y Sarmiento (UGOMS) que operaba la línea.

Ahora bien, los empresarios que administraban el Sarmiento, como son el Grupo Roggio y el Grupo Romero, mantendrán la concesión del resto de las líneas férreas.

Controles insuficientes

Eso no fue todo: el ministro también anunció, como si se tratara de un cambio copernicano, que los controles médicos y psicológicos, del personal ferroviario, asignado a la conducción de las formaciones, pasará a ser realizado por la Fuerza Aérea.

Lo que no dice el gobierno es como puede ser que, habiendo videos que acreditan la poca profesionalidad del maquinista, que ni siquiera usaba uniforme, no fue cesado antes en el trabajo. Esto, a su vez, se potencia con los riesgos que implica las formaciones de más de 40 años de antigüedad, que se encuentran recicladas, y que diariamente transportan miles de personas. Sólo con mirar el estado del asiento del maquinista, donde se puede apreciar la goma espuma del relleno, cualquier individuo puede darse cuenta del deterioro extremo del sistema.

Asimismo, lo que tampoco dice Randazzo, ni ningún funcionario K, es que las Fuerzas Armadas, que ahora deberán hacer los controles, atraviesan una crisis tan profunda como la que se registra en ferrocarriles. Cuentan con un presupuesto paupérrimo que lleva a que, por ejemplo, de los 53 Mirage III comprados a partir de 1968, quedan sólo 14 en la base aérea de Tandil. La mayoría de esas aeronaves está en condiciones muy precarias, no tienen radar en servicio, lo que les impide interceptar aeronaves. Y sólo vuelan si cuentan con buenas condiciones meteorológicas. Peor, imposible.

EN FOCO

¡Nos alegramos de que la presidenta se esté recuperando!

Las declaraciones de Randazzo, acerca de que la presidenta no está enterada del siniestro del sábado y que la decisión de estatizar el ramal de Sarmiento la tomó él, sin consultar a su jefa, es de un infantilismo tal que no resiste el menor análisis.

Randazzo, al igual que el resto de sus colegas del gabinete, se caracteriza por tener cero autonomía respecto a lo que dictamina la primera mandataria, que ha hecho del egocentrismo y de la soberbia su forma de conducir. Por ende, es imposible que una decisión como la que ayer se anunció, que implica estatizar una empresa vaciada por  gerenciamientos privados realizados por amigos del poder político, no haya sido tomada a partir de una orden de la propia presidenta.

En ese sentido, desde el Diario Hoy no podemos más que manifestar nuestra alegría ante la recuperación de la primer mandataria, luego de la cirugía en el cráneo a la que fue sometida hacer algunos días. Incluso, ayer fue a sacarse los puntos a la Fundación Favaloro y, por la noche, volvió al centro médico para que se le practicara una resonancia magnética. Luego se emitió un extenso comunicado, con la evolución de la salud de la presidenta, tras varios días de silencio oficial. Se informó que deberá realizarse estudios cardíacos.

Lo que sí es lamentable es que, tal como lo manifestamos en la edición del último miércoles, la máxima autoridad política del país evite estar en el centro de la escena pública cuando su gobierno pierda por paliza en las elecciones del domingo.

Este tipo de maniobras y especulaciones, en momentos tan delicados como los que se están viviendo en la Argentina, con un vicepresidente a cargo desde lo formal del Poder Ejecutivo que está acusado por graves denuncias de corrupción (en cualquier país medianamente serio, un vice con semejante prontuario ya no estaría en el cargo), es de una gravedad mayúscula.

La presidenta debería afrontar y reconocer la derrota ya que se trata nada más y nada menos que el soberano expresándose en las urnas, exigiendo un cambio de rumbo para que la transición que se iniciará el domingo pueda servir para comenzar a arreglar aunque sea una parte de todo el desastre hecho en la última década .

Comments

comments