27 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

MASSA, CÓDIGO, SOCIALISTAS, RADICALES, MACRISTAS…

«(…) la movida de Sergio Massa desnudó el profundo error estratégico cometido por macristas, socialistas y radicales; y obligó a las 3 fuerzas a desautorizar a sus representantes en la comisión redactora de los cambios del Código Penal, con lo cual, el kirchnerismo deberá ceder y permitir modificaciones o sumar todos los votos posibles para poder aprobar el nuevo Código Penal garantista. Tarea complicada, si las hay. (…)»
por CLAUDIO M. CHIARUTTINI
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Sin Saco y Sin Corbata). Constituirse como proyecto alternativo es la tarea más difícil que deben enfrentar las oposiciones a los gobiernos populistas de la región, de allí la larga permanencia en el cargo de los Hugo Chávez, los Rafael Correa, los Evo Morales y el Matrimonio Kichner. Pero con una movida estratégica llevada a cabo muy desprolijamente por Sergio Massa, el líder del Frente Renovador dio un inmenso paso para convertirse en la verdadera oposición, una opción potencial de reemplazo, de Cristina Fernández.
En su discurso de apertura de Sesiones Ordinarias en el Congreso, la Presidente de la Nación dejó bien en claro que su herencia política será rediseñar el sistema jurídico argentina dándole un neto sesgo garantista.  Y Sergio Massa logró clavarle una estaca en el corazón de ese sueño: la reforma del Código Penal que impulsó el cortesano mimado por la Casa Rosada, Eugenio Zaffaroni, hoy se encuentra debilitada.
Es cierto que Sergio Massa salió con argumento débiles y equivocados a derribar el proyecto delkirchnerismo, es cierto que le faltó el apoyo de juristas reconocidos (en equipo de ministeriables del Frente Renovador tiene 5 economistas y ningún jurista); sin embargo, obligó a toda la oposición a retirar el apoyo tácito y tibio que habían dado a los 1.074 cambios que se intentan introducir en el Código Penal.
Cuando se creó la comisión redactora de la reforma penal, muy astutamente, la Casa Rosada invitó al PRO, el Frente Amplio Progresista y a la Unión Cívica Radical a sumar un representante para que realizaran sus observaciones y aportes. Allí fueron el macrista Federico Pinedo, la jurista socialista María Elena Barbagelata y el jurista radical Ricardo Gil Lavedra, quienes participaron, orgullosos, de la tarea encomendada. Los 3 partidos, y los 3 delegados, creyeron que habían sido llamados para enriquecer, para darle prestigio a la reforma. Se equivocaron como pocas veces en los casi 11 años de Era Kirchnerista.
Demostrando una inocencia, un candor, una credulidad pasmosa; la oposición al Gobierno, no percibió que el cristinismo los estaba usando para legitimar la reforma, darle una pátina de supuesto consenso, para filtrar la concepción abolicionista que reclaman las bases kirchneristas(y que divide hoy al Poder Judicial) y, en especial, abrían la puerta para una rápida y poco discutida aprobación de la propuesta de Eugenio Zaffaroni en el Congreso.
Sin duda, una inteligentísima estrategia del oficialismo que ya fue usada para conseguir la Ley de Servicios de Comunicación Judicial y la reforma judicial lanzada el año pasado.
A decir verdad, la Casa Rosada se aprovechó del ego y sueños de convertirse en versiones postmodernas de Carlos Tejedor que tenían Federico Pinedo, María Elena Barbagelata y Ricardo Gil Lavedra para realizar una transformación copernicana del endeble sistema penal argentino. No son pocos los abogados que pasan por el Congreso con la fantasía de ser recordados como Justiniano, cuando, en realidad, terminan por redactar proyectos de ley que son ignorados por sus pares.
Ni Federico Pinedo, ni María Elena Barbagelata y ni Ricardo Gil Lavedra pensaron en los efectos que tendría la puesta en práctica de la reforma que ayudaron a redactar en forma cómplice. Por eso salieron a defenderla una vez que fue presentada y aparecieron las primeras críticas.
No entendieron que, aplicada la reforma penal, tal como está redactada hoy, 20.000 presos obtendrán su libertad en forma inmediata y otros 10.000 la conseguirán en los próximos 2 años, según fuentes del fuero penal. ¿Cómo se cree que impactará en la inseguridad y el creciente narcotráfico la liberación de casi un tercio de las personas hoy albergadas por el Servicio Penitenciario?
Según el nuevo texto del Código Penal que se propone, las penas de los 20 delitos más graves serán reducidas, desaparece la reincidencia, en 86% de los delitos, la condena se podrá cumplir en la casa; el 82% de los delitos pasarán a ser excarcelables, entre ellos, el tráfico y venta de drogas, los responsables de entraderas y salideras con armas de fuego, el robo con armas en sus diferentes facetas y las extorciones; se bajan las penas a 140 tipos diferentes de delitos, entre ellos, el homicidio agravado, la violación, el secuestro, la tortura, la corrupción de menores, la asociación ilícita, la trata de menores y el abigeato.

Comments

comments