26 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

«Estoy muy gris, un gris oscuro… El cielo hoy sabe y llora junto a mí…»

1 año se cumple este martes 10/06 de la desaparición de la joven de 16 años, Ángeles Rawson. 2 fiscales, la familia de la víctima, el imputado Jorge Néstor Mangeri (quien cumple prisión preventiva en el penal de Ezeiza) y su abogado defensor, se preparan para lo que será un extenso juicio oral que podría comenzar en octubre, informaron fuentes judiciales. “El dolor para la familia es inmenso. Siguen destrozados y a la espera de que se haga Justicia”, dijo el abogado Pablo Lanusse. La causa está en la etapa previa al debate en manos del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9, integrado por los jueces Luis García, Fernando Ramón Ramírez y Ana Dieta de Herrero, quienes definirán en unos meses la culpabilidad o la inocencia del exencargado de Ravignani 2360.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Jimena Arduriz, la mamá de Ángeles Rawson, envió una carta para recordar a su hija, a un año del crimen. El emotivo mensaje llegó a manos de Madres del Dolor y la asociación replicó el texto en su página de Internet.
A continuación, el pequeño homenaje de Jimena a su hija Ángeles:
En principio se pensó Ángeles podía haber sido asesinada y arrojada a la basura cerca del predio de la CEAMSE de Colegiales donde tenía clases de gimnasia, pero todo cambió cuando se encontró el video de las cámaras que a las 9:50 la grabaron llegando a su edificio.
En principio se pensó Ángeles podía haber sido asesinada y arrojada a la basura cerca del predio de la CEAMSE de Colegiales donde tenía clases de gimnasia, pero todo cambió cuando se encontró el video de las cámaras que a las 9:50 la grabaron llegando a su edificio.

  «El cielo hoy sabe… La cantidad de lágrimas que tengo guardadas de aquí a nuestra eternidad… Que hoy hace un año y tres días (ayer nomás) me diste la noticia que eras mejor promedio…

Que hoy hace un año y tres días (ayer nomás) te abracé y te llené de besos y saltamos juntas como dos locas gritando de alegría y que al día siguiente nos fuimos a desayunar para festejar con moca, latte y chipá que te encantaban…
Que hoy hace un año y un día (ayer nomás) me acerqué a tu cama cuando dormías y te volví a llenar de besos y estabas medio refunfuñona pero igual me acariciaste la cara por última vez…
El cielo hoy sabe que esto me tiene que durar toda la vida porque hace un año (ayer nomás) se terminaron de fabricar recuerdos… y que estoy gris, muy gris, un gris oscuro… Por eso el cielo hoy sabe y llora junto a mí…»
En Ezeiza
Ángeles Rawson tenía 16 años, y desapareció el 10/06/2013 cuando regresaba a su casa del barrio porteño de Palermo y al día siguiente su cadáver fue hallado en el predio de la CEAMSE de la localidad bonaerense de José León Suárez.
A 1 año del asesinato de Ángeles Rawson el único acusado es el portero del edificio en el que vivía la adolescente, Jorge Néstor Mangeri , detenido desde los primeros días de la investigación, luego de confesar en una declaración testimonial, que había sido el autor del crimen.
El departamento de la planta baja del edificio de la porteña calle Ravignani 2360 donde vivía Angeles Rawson se encuentra deshabitada.
Las persianas de las 2 ventanas que dan a la calle de la planta baja «A», donde la víctima vivía con su madre, su padrastro y 2 de sus hermanos, están cerradas desde aquel miércoles posterior al crimen en el que la familia velaba a la adolescente y la fiscal Paula Asaro allanó la vivienda.
La familia de Angeles nunca regresó a ese departamento desde entonces, y se mudó al norte del conurbano bonaerense.
En cuanto a la portería del 8vo. piso -donde muchos investigadores creen que pudo cometerse el crimen-, también está vacía, ya que la esposa de Mangeri, Diana Saettone, decidió dejar la vivienda por voluntad propia y el consorcio apela al portero suplente, Fernando Camargo, para las tareas de limpieza del edificio.
Por la Ley de Contrato de Trabajo, al ser procesado por el homicidio, Mangeri quedó suspendido en su trabajo y sin goce de sueldo, pero la administración espera la resolución del juicio para ver si lo despide con causa o si debe restituirle su empleo, según la agencia Télam.
A la espera del juicio oral, Mangeri permanece en el penal de Ezeiza, donde se aloja en el pabellón H-1, donde sólo hay 12 internos, en celda individual que se abre a las 6:00 y se cierra a las 22:00, y disponen de sólo 2 horas de recreación diaria en un patio.
Mangeri cursa el secundario en la escuela del penal y trabaja en la limpieza del pabellón.
Su esposa, Diana Saettone, lo visita todos los lunes y viernes por las tardes.
Cada una de las partes -fiscalía, querella y defensa-, presentó en los últimos días lo que se llama el ofrecimiento de prueba, es decir, los testigos, informes y pericias que necesitan para defender su postura en el juicio oral y público que se viene.
Tal como planteó Paula Asaro en su elevación a juicio, la fiscalía acusará a Mangeri por “abuso sexual seguido de muerte”.
La querella encabezada por el abogado Pablo Lanusse lo acusará de “tentativa de abuso sexual, homicidio criminis causa y femicidio”, tal como caratuló el juez de instrucción de la causa, Javier Ríos, antes de elevarla a juicio oral. Cualquiera de las dos carátulas prevén para Mangeri una pena de prisión perpetua en caso de condena.
El abogado de Mangeri, Adrián Tenca, solicitó la convocatoria al juicio de más de 250 testigos, muchos de los cuales no declararon en la instrucción.
Tenca pidió, inclusive, convocar a declarar a la fiscal Asaro; a su secretario, Diego Pegolo; al 1er. juez que intervino en la causa, Roberto Oscar Ponce; y al secretario del Juzgado de Instrucción 17, Pablo César Cina.
Tenca quiere cuestionar la labor de los 4 durante la noche en la que Mangeri llegó a la Fiscalía 35 para declarar como testigo y terminó preso por el homicidio.
Tanto Tenca como sus antecesores en la defensa -Miguel Ángel Pierri y Marcelo Biondi-, creen que durante aquella madrugada del 15 de junio en la que Mangeri dijo «soy el responsable de lo de Ravignani 2360», fue sometido a una «indagatoria encubierta».
Este tema ya fue motivo de un planteo de nulidad que fue rechazado por todas las instancias -juzgado, Cámara del Crimen y Casación-, y hasta la fiscal Asaro fue sobreseída en una causa que se abrió para investigar si el portero había sufrido algún tipo de presión.
Además, Tenca convocó al debate el menor de los hermanastros de Angeles, Axel Ezequiel Opatowski, un joven que tenía 15 años al momento del hecho, estaba en el departamento el día del crimen y que nunca declaró porque padece un leve retraso madurativo.
Un tal Biagi
«Por primera vez voy a dar el nombre de la persona que nos contrató: se llama Horacio Biagi», reveló Miguel Ángel Pierri, quien fue el 1er. abogado en la defensa de Mangeri, luego reemplazado por su ex socio Marcelo Biondi.
El abogado detalló, en diálogo con FM Vorterix, que Biagi es un empresario de la construcción de la zona norte de la Capital Federal; fue empleador de Mangeri «hace 12 o 14 años».
Biagi es cliente del estudio de Pierri. «Aquel domingo, Día del Padre, me pidió que asistiera a su ex empleado por la amistad que mantenía con la familia», contó el ex abogado del encargado.
Este martes se cumple un año del asesinato y la familia Rawson no realizará ningún tipo de acto y no tiene pensado hacer declaraciones a la prensa, según adelantó el abogado de la querella, Pablo Lanusse.
El caso
En principio se pensó Ángeles podía haber sido asesinada y arrojada a la basura cerca del predio de la CEAMSE de Colegiales donde tenía clases de gimnasia, pero todo cambió cuando se encontró el video de las cámaras que a las 9:50 la grabaron llegando a su edificio.
Las sospechas se trasladaron al círculo íntimo de la víctima, hasta que Mangeri se autoincriminó cuando declaraba como testigo luego los estudios de ADN determinaron que había perfil genético del portero debajo de tres uñas de la mano derecha de Angeles, lo que sugiere que ella alcanzó a rasguñarlo para defenderse.
Una junta médica determinó que Angeles murió sofocada y estrangulada por su asesino en una maniobra que no duró más de cinco minutos, antes de que su cuerpo ingresara a la compactadora de basura y que tenía lesiones paragenitales compatibles con un intento de violación.

Comments

comments