maximo k y cristina 29-11-11   Ante la inminencia del fin del mandato de Cristina Fernández, el kirchnerismo debate cómo continuar con su legado y si el mismo puede trascender los límites delemprendimiento familiar.
Néstor Kirchner delegó el poder en su esposa a partir de 2007. Y Cristina pensaba hacer lo mismo con él en 2011. Pero la muerte del santacruceño un año antes de los comicios dejó trunca esa posibilidad.
Hace 3 años la mandataria fue revalidada en el cargo y a la hora de recibir los atributos presidenciales decidió que debía ser su hija, Florencia Kirchner, quien se los entregue, fuera de todo marco institucional.
Por otro lado, en su abroquelamiento en torno a un círculo cada vez más pequeño, la Presidente abrió el juego a los militantes de La Cámpora, la organización cuya conducción se atribuye a su hijo,Máximo Kirchner.
La imagen de Máximo como dirigente político comenzó a tomar forma recién semanas atrás, cuando dio un discurso ante la militancia que se convocó en el acto camporista en el estadio de Argentinos Junior.
A partir de allí comenzaron a moldearse especulaciones sobre cuál será el rol del hijo presidencial en las próximas elecciones.
Por lo pronto, Cristina Fernández pareció darle un envión a la carrera política de su hijo el jueves cuando durante su discurso repitió conceptos vertidos por su primogénito en el acto de La Cámpora.
La mandataria reiteró que “crecimos con la gente adentro” y dejó en claro que el concepto no le pertenecía a ella, sino a “uno que yo sé, el de sanseacabó”. Esa expresión utilizó Máximo cuando instó a la oposición a “competir contra Cristina”.
Un día después, el espaldarazo del kirchnerismo familiar llego de la mano de la ministra de Desarollo Social, Alicia Kirchner, tía de Máximo.
La funcionaria aseguró que su sobrino “tiene las condiciones para ser candidato” aunque no dijo a qué. Tal como informa Urgente24 este viernes una candidatura de Máximo a intendente de Río Gallegos, siguiendo los pasos de su padre, no tendría un buen resultado (ver nota relacionada).
De todas formas, la hermana Alicia destacó a su sobrino como “parte de una generación que se está abriendo para continuar este proyecto”. La “generación del Bicentenario”, diría la Presidente, o sea, la mamá de Máximo.
Del otro lado, queda Florencia Kirchner, quien no parece estar muy preocupada por tener una carrera política, a pesar de sus apariciones en algún evento de La Cámpora.
2015 abre un enorme interrogante para la verdadera mesa chica del kirchnerismo, esa que se compone con miembros de un único apellido.

Comments

comments