2118072h765PARÍS.- Las autoridades francesas enfrentan, según los primeros indicios de los atentados de anteayer, una investigación que demandará largo tiempo pero que ya reveló datos sobre la forma de actuar de los terroristas. De acuerdo con el gobierno, los responsables de la masacre se dividieron en tres equipos, trabajaron de manera coordinada, y contaron con un experto en explosivos.
En comparación con los atentados contra la revista satírica Charlie Hebdo y el restaurante de comida kosher, en enero pasado, se sabe que esta vez hubo otro modus operandi (kamikazes), otros objetivos (atentados indiscriminados y no contra un grupo determinado, como periodistas o judíos) y otra escala (ataques simultáneos en siete lugares, incluyendo un teatro abarrotado).

Se estima que la operación fue obra de unos ocho hombres -armados o kamikazes- que actuaban de manera coordinada, hombres «al parecer aguerridos y perfectamente entrenados, seguros de sí mismos», dijo una fuente policial.
«Los atacantes seguramente se conocían y estaban formados como para no llamar la atención, para quedar fuera del radar, avanzar por separado y dar el golpe juntos», dijo Alain Chouet, ex jefe de inteligencia de la Dirección General de Seguridad Exterior de Francia.

Según el fiscal de París, François Molins, «muy posiblemente» los atentados fueron obra de «tres equipos de terroristas que estaban muy bien coordinados». Se sabe que al menos uno de ellos sería un francés originario de la localidad de Courcouronnes, a 35 kilómetros al sur de París, con ocho condenas por delitos comunes.

casa del nino
La localización de apoyos logísticos y posibles comanditarios dependerá de las huellas que dejaron los kamikazes.

«Tal como están las cosas, todo es posible», confió una fuente cercana a la investigación. «Puede que fuesen tipos llegados desde el exterior, pero también lo suficientemente astutos y entrenados como para haber pasado inadvertidos. También puede tratarse de agentes durmientes, en apariencia inofensivos desde hace varios años».

Instrucciones

¿Cuándo se comenzó a concebir la jornada negra del viernes 13 en la mente de los jihadistas? El proyecto ya estaba en curso en agosto, cuando un ciudadano francés detenido a su regreso de Siria, donde pasó unos días en Raqqa, el bastión de Estado Islámico, mencionó en los interrogatorios policiales unas instrucciones para atentar contra una sala de conciertos.

Un hecho inédito en Francia fue que los kamikazes estaban equipados con cinturones o chalecos explosivos, señal de que la red de la que eran parte dispone de un experto en explosivos.

«Eso es lo novedoso y será sin duda uno de los ejes de la investigación. El especialista en explosivos es demasiado valioso, no participa nunca en los ataques. Así que está allí, en alguna parte», dijo Chouet.

Si bien los recursos para investigar y combatir el terrorismo fueron reforzados este año, las contrataciones, la formación de agentes y la implementación de numerosas disposiciones de la ley de inteligencia están en marcha y todavía no son operativas. Y aún cuando estén a toda vela, los especialistas estiman que nada blindará del todo a la sociedad. «Se puede abrir un Guantánamo francés y encerrar a miles de hombres que regresan de Siria -dijo Chouet- pero nunca se va a impedir que ocho tipos tomen las armas».

Los mayores atentados de EI

Túnez

El 4 de julio pasado un jihadista mató a 38 turistas extranjeros en una playa de la localidad costera de Susa

Turquía

El 10 de octubre un doble atentado dejó 102 muertos en una marcha por la paz en la ciudad de Ankara

Egipto

El 31 de octubre cayó un avión ruso con 224 personas en el Sinaí por un explosivo

El Líbano

El 12 de noviembre un ataque suicida en un barrio chiita del sur de Beirut dejó 41 muertos y 200 heridos.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments