Más de 2.500 agentes de distintas fuerzas se desplegarán en Capital y el conurbano. Temen algún acto hostil.

quebracho1Mal que le pese a Cristina Kirchner, a la que quedan pocas horas de mandato, partes de las fuerzas de seguridad ya se pusieron a disposición de su sucesor, Mauricio Macri. Esto ocurre en las vísperas en las que un sector de la militancia K más ortodoxa pretende movilizarse hacia el Congreso y la Plaza de Mayo justo el día de la asunción del nuevo mandatario. En esos lugares, por supuesto, también habrá militantes de Cambiemos.

La Policía Federal, la Bonaerense, igual que Gendarmería, la Prefectura y la Casa Militar preparan un megaoperativo para evitar enfrentamientos. Y también, y quizás con mayor interés, para impedir incidentes, en principio “menores”, que podrían afectar a Macri y su familia.
La idea del aun jefe porteño es jurar como Presidente en el Congreso. Después se dirigirá en auto a la Casa Rosada, donde espera aun que Cristina le traspase los atributos presidenciales.
Clarín pudo saber, en base a fuentes de organismos de seguridad, que el megaoperativo del 10 incluye el despliegue de policías, uniformados y de civil, federales y metropolitanos, gendarmes, prefectos -e incluso espías- en distintos puntos de la Capital Federal y el conurbano.
En Buenos Aires, por ejemplo, se analizarán los movimientos de militantes, con posibles malas intenciones, que podrían movilizarse desde el barrio Puerta de Hierro, en La Matanza, donde tiene influencia el ex piquetero Luis D’Elía. Lo mismo ocurrirá en la zona oeste, en el distrito de Moreno. El plan de seguridad está en pleno desarrollo y -como es debido-, no trascenderán del todo sus detalles. Si eso pasara perdería su sentido: el accionar secreto de sus miembros es crucial para garantizar su efectividad. Clarín pudo conocer, sin embargo, algunos lineamientos generales de esta trama.
Fuentes que conocen la trastienda del plan le reconstruyeron a este diario lo que dicen los siempre intagibles informes de la Administración Federal de Inteligencia (AFI). Esos documentos aseguran –al límite de la legislación debido a que ese ente no puede hacer espionaje político- que es posible que grupos no identificados intentarían agredir a Macri con amedrentamientos menores, como insultos, o lanzamiento de huevos para que sean tomados por los medios audiovisuales. Las fuerzas policiales no tienen indicios, en cambio, de que el Presidente electo pueda sufrir actos de violencia física.
La Gendarmería -que tampoco tiene permitido realizar tareas de Inteligencia política-, seguiría los movimientos del movimiento Quebracho y de La Cámpora, que sí planean movilizarse ante las plazas por las que pasará Macri. La información sobre esos movimientos circulan en las redes.Y fueron anunciados, en forma pública, por la titular de las Madres de Plaza de Mayor, Hebe de Bonafini.
Hay dos medidas que se tomarán sí o sí: la Plaza del Congreso y la de Mayo se vallarán por completo.
A eso se sumarán la instalación de controles en los principales accesos a la Capital Federal.
Una versión que la policía hizo trascender en los medios indicaba que la líder de la agrupación social K de Jujuy, Milagros Sala, vendría en 50 micros con militantes para manifestarse el 10 de diciembre.
En diálogo con Clarín, la propia Sala aclaró que eso no pasará: “Trajimos solo 5 micros para despedir a Cristina el 9 de diciembre. El 10 nos volvemos. Macri ganó con derecho. No tenemos por qué arruinarle su fiesta”. Los miembros de las fuerzas de seguridad asignados al megaoperativo del 10 serán más de 2.500. Al menos ése era el cálculo que manejaban ayer en el Ministerio de Seguridad que maneja en los hechos el secretario de ese organismo, Sergio Berni.

fuente CLARÍN

Comments

comments