ASUNCIÓN ALICIA KIRCHNERRÍO GALLEGOS.- Con una dura radiografía sobre el estado financiero de la provincia y un claro pedido de asistencia financiera al presidente Mauricio Macri juró ayer como gobernadora Alicia Kirchner, quien contó con la rutilante presencia de Cristina Kirchner en su primer acto como ex presidenta.
«La provincia está quebrada en sus finanzas», afirmó la gobernadora santacruceña en uno de los pasajes mas duros de su primer discurso luego de jurar. A metros de ella la escuchaban el gobernador saliente, Daniel Peralta, y su cuñada, sentados a la par y en la primera fila.

La presencia de Peralta estuvo en duda hasta último momento. Recién cuando ingresó al gimnasio del Colegio María Auxiliadora junto a la ex presidenta se pudo confirmar su presencia. Peralta mantuvo una relación tensa con el kirchnerismo en los últimos tiempos, aún cuando fueron socios políticos para retener el poder provincial bajo la vigencia de la ley de lemas.
Sin embargo, no alcanzó para que ayer, sin mencionarlo, lo responsabilizaran del oscuro panorama financiero que pintó Alicia Kirchner. «No puede ser que el presupuesto sea menor que lo que se paga en sueldos», afirmó la ex ministra de Desarrollo Social, al tiempo que sostuvo que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner asistieron financieramente a la provincia estos años. Según datos oficiales, el actual déficit provincial supera los 4000 millones de pesos.

En este contexto, Alicia Kirchner se mostró optimista: «Espero que el nuevo presidente Mauricio Macri nos siga asistiendo, como lo hicieron Néstor y Cristina mes a mes». Además, volvió a pedir el apoyo del gobierno nacional para continuar con la construcción de las represas hidroeléctricas Nestor Kirchner y Jorge Cepernic, proyecto que ya se inició y recién el 9 de diciembre tuvo la primer audiencia pública.

Minutos después del acto, el diputado nacional Máximo Kirchner, quien siguió el acto desde la primera fila junto a su madre, dijo que espera que el gobierno nacional «no discrimine», en referencia a la asistencia financiera que la provincia necesita para pagar sueldos. Advirtió que en la provincia de Buenos Aires iban a hacer falta 9000 millones de pesos de asistencia.

Desde que inició su carrera política, Alicia Kirchner siempre ocupó lugares de gestión junto a su hermano. Éste es el primer cargo al que llega por el voto. Bajo su mando tendrá la continuidad del kirchnerismo e intentará rejuvenecer el Frente para la Victoria, que hace 24 años ejerce el poder en la provincia.

En el vuelo comercial que la trajo a Santa Cruz, la ex presidenta dijo sobre su cuñada: «Es una gran trabajadora, que siempre hizo una tarea al frente del Ministerio de Desarrollo Social sin precedentes. Es una gran luchadora y trabajadora social que seguramente hará un gran trabajo aquí». Estar en su jura era también darle su respaldo incondicional.

Fue Alicia la gran protagonista del acto, aun cuando la ovación se la llevaron la ex jefa de Estado, Máximo y el ex candidato a vicepresidente por el FPV, Carlos Zannini. En los 15 minutos de su discurso, la gobernadora, quien juró por Néstor Kirchner, lanzó algunas pistas para el futuro de su gestión y dejó en claro que el modelo del empleo público está agotado.

«Este modelo no va más», afirmó al tiempo que se comprometió a generar empleos en los próximos cuatro años, afirmó que aspira a un sistema de salud igualitario para todos y se comprometió a dejar «una provincia sustentable lista para despegar». En ese contexto solicitó que Macri siga asistiendo la provincia hasta que esta pueda despegar sola.

Mientras anoche el país tenía la mirada puesta en Buenos Aires, el kirchnerismo volvió a sus orígenes y vivió la jura de Alicia como una recuperación del poder. Lo vivieron así aun cuando el gobernador saliente asumió por pedido expreso de Kirchner la gobernación en 2007, en medio de una fuerte crisis social.

Cantos y ovaciones

Aunque intentó no opacar a su cuñada, Cristina Kirchner se llevó los aplausos, cantos y ovaciones en cada mención. Recibió palabras de agradecimiento y el trato de Presidenta de parte del vicegobernador Pablo González. Su nuera, Rocío García, al jurar como ministra de Salud, agregó a su fórmula «por siempre Santa Cruz» y se puso la mano en el corazón y también les dedicó el momento a su suegra y a Máximo que la miraba desde la primera fila.

Lo mismo hizo la ex procuradora del Tesoro Angelina Abona, quien le dedicó su jura a Cristina Kirchner al asumir ayer como fiscal de Estado de la provincia, un cargo que ya conoció su peso. Varios ministros incluyeron en su fórmula referencias a Kirchner, la provincia y el proyecto al tomar su juramento.

Alicia cerró el acto con su discurso. Cristina repartió abrazos, saludos y recibió muestras de afecto de la militancia que se acercó al acto. Así terminó el primer día como ex presidenta.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments