FaytEl ministro Carlos Fayt se retira hoy de la Corte Suprema después de haber desempeñado durante 32 años en el alto tribunal una actividad judicial brillante. A partir de hoy el cuerpo queda integrado por sólo tres jueces.

Perseguido largamente por la ahora ex presidenta Cristina Kirchner, que buscaba su renuncia para completar su vacante con un hombre cercano al kirchnerismo, Fayt presentó su dimisión en septiembre pasado, pero para que se hiciera efectiva al día siguiente del recambio presidencial.
Fayt, de 97 años, había comenzado a ejercer la profesión siendo muy joven, a los 20, y los convulsionados años setenta lo encontraron presentando habeas corpus en favor de los perseguidos políticos de la dictadura. Pero además desempeñó una vida académica fecunda y es autor de más de 40 libros.

Raúl Alconada, ex vicecanciller de Raúl Alfonsín, lo conoció en esas lides y, en 1983, cuando el líder radical llegó a la Presidencia, Fayt, de convicciones socialistas, pasó a integrar la primera integración de la Corte.
En 1994, con la reforma constitucional se puso como edad jubilatoria de los jueces los 75 años, pero la propia Corte se pronunció en favor Fayt, que continuó en su cargo hasta ayer. El tenía un derecho adquirido a mantener su cargo de por vida, porque había sido nombrado antes de la reforma.

Cuando Néstor Kirchner, en 2003, impulsó varios juicios políticos, respetó a Fayt. Pero luego Cristina Kirchner mostró una actitud mucho más agresiva. Desde el punto de vista del veterano jurista, la renuncia que presentó hace tres meses para que se hiciera efectiva hoy muestra la distancia que siempre lo separó con la mandataria.

Banners_clubeala300x250_captacion
Desde el punto de vista de la Corte que sobrevive a Fayt, la situación es otra: el tribunal queda reducido a tres integrantes. Lorenzetti, Elena Highton y Juan Carlos Maqueda, para dictar un fallo, deberán hacerlo por unanimidad, porque de otra manera no alcanzan la mayoría de tres sobre cinco votos.

Así, a partir de 2016 la Corte está expuesta a una profunda renovación y la decisión de postular a los dos futuros ministros dependerá del nuevo presidente. El año pasado, Cristina Kirchner se imaginó que podría cubrir la vacante de Raúl Zaffaroni y, para poder negociar con la oposición, buscó una nueva vacante, la de Fayt.

En un primer momento, postuló a Roberto Carlés, un joven abogado sin antecedentes serios. Cuando su pliego naufragó en el Senado, donde nunca consiguió los dos tercios de los senadores para aprobarlo, la entonces Presidenta decidió retirarlo y postuló en su reemplazo a dos jueces, Sesín y Sarrabayrouse. Pero estos candidatos también estaban destinados a empantanarse: hace un año, todos los legisladores y líderes de la oposición había firmado un acuerdo: nunca le darían a Cristina Kirchner los votos necesarios para nombrar a candidato alguno.

Ahora, entre las primeras medidas que tomará Macri está la de completar la Corte. Pero Cambiemos tiene en el Senado un bloque minoritario y necesitará, sí o sí, negociar con el peronismo.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments