La ex presidenta Cristina Kirchner realizó casi un centenar de viajes al exterior en sus dos gestiones, con comitivas semi fijas e invitados especiales. Su destino más frecuente fue Nueva York, a donde asistió cada año a la Asamblea General de la ONU. En el podio de las ciudades favoritas siguen la capital del país vecino Brasilia y luego Caracas, síntoma de su estrecha diplomacia con Venezuela y de su amistad con Hugo Chávez .

Según un monitoreo que realizó LA NACION, la presidenta no mantuvo un ritmo constante en su agenda internacional. Cuando tuvo problemas de salud o en épocas de elecciones presidenciales, sus viajes mermaron. De sus 99 viajes, 60 fueron en su primera presidencia y entre 2009 y 2011 pasó tres meses y medio afuera del país.

La ex mandataria hizo la mayoría de sus vuelos internacionales en el Tango 01 (Boeing 757). A pesar de la extensa flota presidencial, su segunda opción fue el alquiler de aviones privados. En 15 viajes, Presidencia recurrió a ese mecanismo, mucho más costoso, debido a problemas de mantenimiento en las aeronaves estatales. El Tango 02 salió al extranjero cuatro veces durante los últimos ocho años y el Tango 03, sólo una. Para la gira por Asia de 2013, por ejemplo, se rentó una nave inglesa por casi 900.000 dólares.

En varias ciudades, Cristina aterrizó sin agenda oficial ni motivos protocolares. En Granada, este año, hizo una visita turística en la que recorrió la Alhambra y el Generalife. También hizo una parada extra en Marrakech (Marruecos) cuando viajaba a China, para cargar combustible, se informó oficialmente.

Pero sin dudas, la escala que generó más suspicacia fue la que hizo en el paraíso fiscal de Seychelles, a su regreso de Vietnam, en 2013. Oficialmente se informó que el avión necesitaba una parada técnica, pero siempre se sospechó la fugaz visita de Cristina podría estar vinculada a una red de sociedades de Lázaro Báez . ¿Quiénes estuvieron con Cristina en la isla africana? De acuerdo a una testigo entrevistada por Jorge Lanata, la jefa de Estado estaba acompañada por un grupo de personas que se alojaron en seis cabañas. Según la información que analizó LA NACION, sus acompañantes fueron: el ex secretario privado de Cristina, Pablo Barreiro; el ex médico presidencial Luis Buonomo; y dos integrantes de ceremonial, Analía Graciela Olivera y Mónica Alejandra Llamedo.
Compañeros de viaje

A Venezuela, en sus primeras visitas la acompañaron, además de personal de Presidencia y Ceremonial, el ex ministro de Planificación Julio De Vido (viajero asiduo y el máximo responsable detrás de la «embajada paralela») y su ladero José María Olazagasti un hombre clave en la relación comercial. En 2013, Cristina Kirchner viajó dos veces al país bolivariano, para asistir a la despedida de los restos de Hugo Chávez y a la asunción de Nicolás Maduro. En esas ocasiones, según el Boletín Oficial, viajó con una veintena de personas, entre ellas su hija Florencia y su hermana Giselle.

No fue la única vez que la hija de Cristina se sumó a los viajes presidenciales. Aunque nunca figuró en las comitivas oficiales, Florencia Kirchner también acompañó a su madre Egipto en 2008. Juntas conocieron las reliquias egipcias y el tesoro de Tutankamon. En 2011, ambas lucieron una burka en la visita oficial a Estambul.

Al Papa, Cristina lo visitó tres veces, en 2013, 2014 y 2015. En la segunda ocasión estuvo acompañada por una «comitiva militante», integrada por José Ottavis, Andrés Larroque, Leonardo Grosso, Patricio Mussi, Victoria Montenegro y Leandro Santoro. Todos juntos, después, hicieron una parada en Nueva York.

Los camporistas no fueron los únicos compañeros de viaje militantes de Cristina Kirchner. Estefanía de Dios (vocera de Kolina), Sol González (de Nuevo Encuentro), Ignacio Rico (de la JP Evita) y Facundo Tignanelli y Juan Manuel Moreira (dirigentes de La Cámpora), también lograron volar en el avión presidencial en un viaje a Ecuador. Otro «hijo político» fue beneficiado por la agenda internacional: Javier Ordoñez, el hijo de Débora Giorgi (que con 25 años consiguió un alto cargo en el ministerio de Industria) logró sumarse a una misión en Brasil.

En el ránking de los funcionarios más viajados, el puesto número uno se lo lleva el ex vocero presidencial Alfredo Scoccimarro . Lo siguen, con lógica, los ex secretarios privados, funcionarios de la secretaría general de Presidencia, el fotógrafo de Casa Rosada Víctor Bugge y los ex médicos presidenciales. Los ex ministros que más millas acumularon acompañando a Cristina fueron Héctor Timerman (40 viajes), Jorge Taiana (38), Julio De Vido (35), Carlos Zannini (33) y Débora Giorgi (24). Si de ex gobernadores se trata, Sergio «Pato» Urribari fue el preferido con 15 viajes al exterior junto a la ex presidenta.

fuente LA NACIÓN

Comments

comments