MICHELIEl secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, advirtió ayer que los próximos meses habrá canales abiertos de diálogo con el gobierno de Mauricio Macri, pero que también habrá «conflictos» por cuestiones salariales y protestas callejeras. También cuestionó el protocolo de protesta que prepara el gobierno nacional, que calificó como «una pérdida de tiempo».

«El año que viene va a ser un año donde va a haber diálogo, pero también conflicto. Si quieren subir las tarifas se va a exigir que se suba el salario mínimo, vital y móvil», lanzó ayer el sindicalista, en declaraciones a la radio Nacional Rock.
El gremialista ya piensa en las paritarias que tendrán lugar el año que viene, que, tras la devaluación y su eventual impacto en la inflación, prometerán ser un dolor de cabeza para el gobierno nacional. «No se pueden discutir salarios por debajo de la inflación», señaló Micheli, quien afirmó que la suba de precios se acentuó en los últimos meses y que rondará el 35 por ciento.

«Desde hace un mes vengo denunciando que la escalada de precios ha sido tremenda», se quejó el dirigente, quien adelantó que las discusiones salariales serán «duras».
Asimismo, Micheli exigió más controles para disminuir la suba de precios y para lograr que, como pidió el Gobierno, los precios vuelvan a ser los de principios de noviembre. «Es muy complicado que esta gente vuelva atrás. Lo ideal es que haya controles y que no se permita que hagan esta sangría, porque se han aprovechado por las dudas de que el dólar se fuera más arriba», señaló.

Tras ser consultado por el acampe de los trabajadores de la empresa avícola Cresta Roja en el acceso al aeropuerto de Ezeiza que fue reprimido por la Gendarmería, Micheli -que estuvo presente en las últimas horas de esa protesta, que duró una semana- se refirió al protocolo de protesta que intentará regular cómo se llevarán a cabo las manifestaciones en la vía pública.
«El problema no se resuelve con protocolo de protesta, es perder el tiempo. Hay que discutir en serio», señaló el dirigente.

Según él, los incidentes con las autoridades en la autopista Riccheri la semana pasada se debieron a una decisión ya tomada por el Gobierno, y dijo que se aplicó «una metodología que ya se venía anunciando» y que «la decisión de desalojar» el acampe -que dejó varios heridos leves por los balazos de goma- ya estaba tomada desde un principio.

Micheli advirtió además que Macri «va a seguir utilizando la criminalización de la protesta» a través del protocolo que prepara el Ministerio de Seguridad, encabezado por Patricia Bullrich, y que será anunciado oficialmente en los próximos días.

Asimismo, el titular de la CTA Autónoma también ironizó sobre los numerosos decretos de necesidad y urgencia que el Presidente firmó desde que asumió el gobierno. «Ya que firmó varios decretos, Macri podría firmar uno donde se prohíban los despidos en las empresas», reclamó.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments