gendarmeria-nacionalEl Gobierno decidió remover a las cúpulas de la Gendarmería, Prefectura y la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y mantendría el esquema de mando de la Policía Federal, al menos durante la primera etapa del traspaso al gobierno porteño de las 54 comisarías.

Si bien los cambios no fueron informados oficialmente, el comandante general Omar Kannemann dejó ayer la jefatura de la Gendarmería y se despidió de sus colaboradores tras una corta gestión iniciada en septiembre pasado.
El Gobierno aún no comunicó el reemplazante para el cargo de director nacional de esa fuerza. Kannemann había ingresado en la Gendarmería en 1980 y se especializaba en el trabajo de los destacamentos móviles. También se alejó el subdirector nacional, el comandante general Edgardo Carrizo.

Kannemann había reemplazado en septiembre pasado al comandante general Enrique Zach tras una discusión entre éste y el entonces secretario de Seguridad, Sergio Berni, por diferencias sobre las acciones ante los cortes de la Panamericana.
En esa fuerza se esperaba la continuidad del jefe, dado su escaso tiempo en el mando y por la conmoción interna que generó el accidente vial que costó la vida a 43 gendarmes enviados desde Santiago del Estero a Jujuy. De todas maneras, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había anticipado la decisión de modificar la conducción de la Gendarmería para que esa fuerza regrese a su función primaria de protección de fronteras.

La Gendarmería cuenta con unos 32.000 efectivos, de los cuales menos de 5000 están afectados a operativos en zonas urbanas en la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y Santa Fe. Como parte del traspaso de la Policía Federal al gobierno porteño se habría decidido dar por finalizado el operativo cinturón sur -con gendarmes y prefectos- para que la administración porteña pueda asumir el control total de los uniformados que dan seguridad en su territorio.

El traspaso de esos 21.000 efectivos de la Policía Federal -que el gobierno porteño espera iniciar mañana- y la reestructuración de otros 20.000 agentes de esa fuerza habría llevado a la Casa Rosada a sostener a la cúpula de la Policía Federal para que el cambio de comando político no resulte traumático hacia dentro de esa fuerza.

Mientras que se espera el anuncio de la nueva cúpula de Prefectura, la autoridades nacionales habrían elegido a Alejandro Itzcovich, quien estaba a cargo de las incorporaciones en la Policía Metropolitana, como jefe de la PSA.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments