OvoprotLa jueza Valeria Pérez Casado, que entiende en la quiebra de la avícola Cresta Roja, otorgó a un consorcio integrado por Ovoprot Internacional SA, Tanacorsa SA y Grupo Lacau la operación de la empresa.

El consorcio, vinculado con el sector avícola, ofreció constituirse en operador de la quiebra en una primera etapa de 30 días corridos de duración y una inversión directa de hasta $ 20 millones. En ese período tomará la administración de los activos, compuesto por plantas de faena, granjas, molinos y plantas de subproductos, entre otras cosas, mientras se negocian las condiciones de una eventual explotación por un año mediante un fideicomiso.
Ovoprot, la cabeza del grupo y con capitales argentinos, es la principal exportadora de huevo en polvo de América latina. Su negocio es la industrialización. Entre sus productos Ovoprot tiene una participación superior al 50% en el mercado local de procesamiento y exporta el 80% de su producción. En los últimos años sus ventas representaron más del 70% de lo que la Argentina exporta de huevo en polvo. En Europa es la principal proveedora de Nestlé.

En tanto, su vinculada Tanacorsa SA produce y procesa huevos para la industria alimentaria. Comenzó en 2009 con 100.000 aves en producción y hoy llega a más de 1.000.000, integrando toda la cadena de valor.
Según expresó el consorcio a la jueza del Juzgado Comercial N° 18, Secretaría N° 35, su objetivo es lograr la generación de puestos de trabajo para el 100% del personal [antes de la quiebra tenía 3200 empleados], algo que estimó lograr cuando la faena diaria alcance los 400.000 pollos.

El proceso será progresivo, según lo detalló la misma magistrada. «En ese período inicial (en enero de 2016), los trabajadores sólo cobrarían los Repro acordados con el gobierno nacional -retributivo del mes de diciembre de 2015-, mientras que progresivamente se irían incorporando los empleados necesarios para cubrir los puestos de trabajo generados por la explotación provisoria, cuyos salarios sí serían abonados por el fideicomiso que se constituirá», expresó.
En rigor, la jueza admitió que «está lejos de haberse solucionado» la situación de los trabajadores de la empresa, pero señaló que esta propuesta es la que rápidamente promete ocupar a la mayor cantidad de empleados.

Los distintos oferentes -además de Ovoprot, sus competidores Granja Tres Arroyos, Soychú y Noelma- habían alertado a la Justicia que de la matriz genética de Cresta Roja, que sufrió una fuerte pérdida en los últimos meses, «lo único que sería recuperable» son las aves en recría.

Además, le hicieron saber que se comenzaría con una actividad limitada al trabajo de granja y luego a una incorporación progresiva de los otros sectores.

Al respecto, las oferentes estimaron que hacia agosto de 2016 podría comenzar la faena, momento en el que, además, se podría eventualmente incorporar a más trabajadores.

«Sin que se trate de una solución definitiva o ideal, la propuesta efectuada por el consorcio a conformarse entre Ovoprot International SA, Tanacorsa SA y el Grupo Lacau parece ser la mejor alternativa para esta etapa inicial, sin perjuicio de cuanto pueda ajustarse durante los próximos treinta días respecto de la etapa definitiva», señaló la jueza Pérez Casado en su resolución. Según trascendió, la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia) tuvo un fuerte acompañamiento para que el proceso de los últimos días arribara a buen término.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments