28 octubre, 2020

FM Cosmos

Últimas noticias de San Juan, Argentina hoy

Diálogo entre el Gobierno y organizaciones kirchneristas

Emilio Pérsico Movimiento Evita
Emilio Pérsico Movimiento Evita

En la antesala del fin de año y con el objetivo de atravesar en paz el primer verano de la gestión, el gobierno de Mauricio Macri abrió el diálogo con organizaciones sociales kirchneristas. No hubo comunicados celebratorios, fotos con abrazos ni acuerdos de largo plazo, pero representantes de los dos sectores, muy enfrentados en los últimos años, se vieron por primera vez cara a cara y dieron los primeros pasos en la negociación de temas concretos.

De los dos encuentros realizados en reserva participaron funcionarios de los ministerios de Interior, de Trabajo y de Desarrollo Social, y referentes del Movimiento Evita; de Miles, de Luis D’Elía, y de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), entre otras organizaciones.
El reclamo central es la continuidad de los planes de cooperativas de trabajo, según detallaron a LA NACION dirigentes que estuvieron en las reuniones.

El más importante de esos programas es el plan Argentina Trabaja, con más de 250.000 beneficiarios y de los cuales sólo una pequeña parte en manos de las organizaciones. También hay en la lista de reclamos planes de cooperativas de viviendas, programas del Ministerio de Trabajo y beneficios otorgados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). «Se comprometieron a mantener los programas hasta abril para hacer una evaluación más profunda», relató Christian Miño, de la CNCT.
Otro de los pedidos urgentes fue el pago de una deuda de $ 800 millones, que dejó la gestión de Cristina Kirchner, por la construcción de viviendas, siempre según las agrupaciones.

Las mismas fuentes detallaron que la semana pasada el Gobierno empezó a hacer los primeros pagos.
Buena parte de esos fondos le corresponden a la organización Tupac Amaru, que según dos dirigentes consultados por LA NACION, tuvo un representante en la reunión con el Gobierno.

La agrupación que lidera Milagro Sala niega haber participado y mantiene una posición más dura. Desde hace una semana lleva adelante un campamento en Avenida de Mayo y 9 de Julio, para reclamar que el Gobierno garantice la continuidad de esos programas, que, en todo el país, generan 66.000 puestos de trabajo.

«Les planteamos que necesitaban poner plata abajo porque estaban muy mal los compañeros», dijo a LA NACION un dirigente kirchnerista presente en una de las reuniones. Pidió mantenerse en el anonimato para no perjudicar el rumbo de las negociaciones.

«Nos chupa un huevo la parte política. Queremos darle trabajo a nuestra gente», destacó otro referente kirchnerista, también en off the record. El primer contacto con el gobierno de Macri genera diferencias entre las agrupaciones del Frente para la Victoria (FPV).

Dos encuentros

La primera reunión fue en el Ministerio del Interior, el 14 de diciembre. Emilio Pérsico, jefe del Movimiento Evita; D’Elía, líder de Miles, y Miño fueron algunos de los dirigentes que llevaron los reclamos al edificio de 25 de Mayo 101, a metros de la Casa Rosada. No los recibió el ministro, Rogelio Frigerio, sino su segundo, Sebastián García De Luca, junto con Carlos Pedrini, secretario de Gestión y Articulación Institucional del Ministerio de Desarrollo Social. Consultados por LA NACION, voceros de Interior no corroboraron ni desmintieron la información.

«Se sorprendieron con el trabajo que hacemos las cooperativas. Nosotros les pedimos que fueran a ver las viviendas que construimos», detalló Miño.

El segundo encuentro fue en el Ministerio de Trabajo, el 22 de diciembre. El ministro Jorge Triaca y sus colaboradores más cercanos recibieron a 12 dirigentes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), entre ellos el jefe de la organización, Esteban Castro, del Movimiento Evita. «Charlamos de la situación de los trabajadores de la economía popular. Estuvo un rato el ministro y después nos quedamos con el secretario de Empleo [Miguel Punte]», relató Castro a LA NACION.

De muy buena relación con el papa Francisco, la CTEP reúne a diferentes vertientes de la economía informal, como los cartoneros, los pequeños campesinos, los vendedores ambulantes y una parte de los cooperativistas del programa Argentina Trabaja.

Durante la gestión de Carlos Tomada en el Ministerio de Trabajo presentaron un pedido para obtener la personería social. «Es un planteo para que el ministerio reconozca los derechos de estos trabajadores y para que el Estado intervenga en los conflictos», explicó Castro. La CTEP volverá a reunirse con funcionarios de Trabajo la semana próxima.

El día anterior al encuentro en Trabajo, las organizaciones sociales kirchneristas habían desistido de participar de una marcha a la Plaza de Mayo, convocada por la CTA de Pablo Micheli y por los partidos de izquierda. Sacaron el pie del acelerador después de que Macri anunció el pago de un bono de fin de año, de $ 400, para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), jubilaciones mínimas y beneficiarios del Argentina Trabaja. «Acaban de ganar las elecciones. Hay que darles un tiempo», explicó un dirigente kirchnerista.

Las voces de las agrupaciones

Emilio Pérsico

Movimiento Evita

Participó de la primera reunión, el 14 de diciembre pasado, en el Ministerio del Interior

Luis D’Elía

Miles

Estuvo en el mismo encuentro y acordaron mantener las cooperativas de trabajo hasta abril

Christian Miño

CNCT

Afirmó que el Gobierno se comprometió a realizar una evaluación profunda de los planes

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments