La decisión del oficialismo de aceptar la designación de Ricardo Echegaray al frente de la Auditoria General de La Nación (AGN) generó rechazo y malestar tanto en la oposición como los aliados de Cambiemos. Polémica como siempre Elisa Carrió arremetió contra el nombramiento del ex director de la AFIP y, vía Twitter, manifestó que «hubiera sido más ecuánime y menos arbitrario haberlo designado al «Gordo» Valor o a Barreda, antes que a Echegaray». Previamente, la diputada nacional había presentado una impugnación contra el ex titular de la AFIP por carecer «de la más mínima idoneidad moral» para ocupar el cargo. En una carta, Carrió formalizó la impugnación y la dirigió al Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzo y a la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti .

En el escrito la diputada señala que Echegaray «carece de la más mínima idoneidad moral requerida por el artículo 16 de la Constitución Nacional en tanto ha utilizado su cargo de director ejecutivo de la AFIP para perseguir políticamente, no solo a la suscripta, sino a infinidad de dirigentes políticos, sociales, empresarios y ciudadanos en general, elementales garantías de constitucionales del estado de derecho moderno».

Pese a su alianza y cercanía con el presidente Mauricio Macri, Carrió le marcó la cancha al líder del Pro y le manifestó que no será «cómplice» de estas medidas.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments