SANTA FE.- Las fuerzas conjuntas que buscan en esta provincia a los prófugos Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, en el norte santafecino, continúan con el operativo de búsqueda.

Un espectacular dispositivo se desarrolló a partir de las 13.30 en la localidad de Helvecia, departamento Garay, 94 kilómetros al nordeste de esta capital. Ocurrió después que el grupo de decisiones evaluó una denuncia que realizó una radióloga que descansaba el fin de semana en Cabañas y Hotel Helvecia, cuando recibió la visita -supuestamente- de Lanatta y Schillaci.
Ella dijo que recibió amenazas de muerte pero no supo o no quiso explicar cómo logró zafar de esa situación para luego comunicarse telefónicamente con el dueño del alojamiento, que en ese momento se encontraba en San José del Rincón, a sólo 13 kilómetros al nordeste de esta capital. La denuncia fue trasladada a un familiar del empresario, agente policial, que la comunicó a sus superiores.
Desde las 17 el despliegue se concentró en el otro lado de la ruta provincial 1, hacia el río San Javier, afluente del Paraná. A media tarde, Prefectura desplegó varias embarcaciones para buscar a los prófugos.

Decenas de vehículos con efectivos de Gendarmería, policía santafecina y federal, y grupos de elite, rodearon la pequeña localidad, de 7.500 habitantes. Tres helicópteros apoyaron la tarea.
Eduardo, hijo del propietario de las cabañas, explicó ante la prensa: «Acá empezó el operativo. Entraron de torpeza, estábamos pasando un domingo familiar. Mi papá no estaba, lo llamó una chica que se hospeda para que vaya porque la iban a matar. Yo no la vi [a la mujer], no sé porqué llamó. Dijo que fuera mi papá porque la iban a matar», precisó el joven, y aclaró que después los efectivos policiales se dirigieron a un aserradero cercano, donde continuaron la búsqueda, y que escuchó tiros.

Precisamente, dos veces se inspeccionó ese aserradero. Incluso, en un momento, los efectivos de seguridad dispararon sobre unas chapas que cubrían una lancha. «Negativo», dijo el jefe del operativo.

ETAPA CRíTICA

Las autoridades del operativo coinciden en señalar que los prófugos estarían ingresando en una etapa crítica, próxima a una decisión que ponga fin a la resistencia evidenciada en los últimos días, después que el jueves pasado se detectó su presencia en la zona de San Carlos Centro, 45 kilómetros al oeste de esta capital. Al cansancio por la huida se suman las elevadas temperaturas en esa zona, la falta de agua potable y el cansancio lógico de llevar consigo armas y municiones y chalecos antibalas.

A ello se suma, como lo explicó el puestero al que robaron una camioneta con la que los prófugos se empantanaron en la zona rural de Cayastá, que Cristian Lanatta y Schillaci estarían heridos como consecuencia del vuelco de otro rodado, en la ruta provincial 62, luego de lo cual fue detenido Omar Lanatta.

 

fuente LA NACIÓN

Comments

comments