Un atentado en el centro de Estambul ha causado este martes 10 muertos y 15 heridos, según ha informado la delegación de Gobierno de la ciudad turca. La explosión ha sacudido esta mañana la turística plaza Sultanahmet, cerca de Santa Sofía, el palacio de Topkapi y la Mezquita Azul, en una zona visitada cada día por miles de turistas. Las autoridades investigan qué tipo de explosivo se ha utilizado y se ha visto a los artificieros de la policía trabajar en el lugar. Se baraja la posibilidad de que se trate de un ataque suicida.

El primer ministro, Ahmet Davutoglu, se ha reunido de urgencia con los ministros de Interior, Salud y Justicia. Además se ha decretado una prohibición de publicar imágenes del lugar.

Hubo una explosión muy fuerte, cerca del obelisco egipcio [frente a la Mezquita Azul] y acudimos a ver lo que había pasado. Vi al menos a siete u ocho personas tendidas en el suelo. Probablemente estaban muertas», ha explicado a este diario Ersin, empleado del sector turístico, poco antes de ser desalojado de la plaza. «La policía ha establecido fuertes medidas de seguridad temiendo que hubiese una segunda explosión», ha añadido.

La explosión ha ocurrido poco después de las 10.00 de la mañana, hora local (las 9.00 en la península Ibérica), y se pudo escuchar a más de un kilómetro del lugar, según varios testigos. Numerosas ambulancias y camiones de bomberos han acudido al lugar, la policía ha acordonado la zona, y se ha obligado a evacuar la plaza de Sultanahmet y los monumentos cercanos.

Hace poco más de un año, el 6 de enero de 2015, una mujer se inmoló contra la comisaría de la Policía Turística en Sultanahmet, hiriendo de gravedad a dos agentes, una de las cuales falleció posteriormente. La autora del atentado fue identificada como Diana Ramazova, ciudadana rusa procedente de la región caucásica de Daguestá y que se cree que mantenía lazos bien con Al Qaeda bien con el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas inglesas).

Durante el pasado año se produjeron varios atentados presuntamente cometidos por una célula del ISIS cuyos miembros procedían de Turquía. El 5 de junio, una bomba acabó con la vida de cuatro personas en un mitin del partido prokurdo HDP en Diyarbakir. Un mes y medio más tarde, el 20 de julio, un suicida se detonaba en un acto izquierdista a favor de los kurdos de Siria en la localidad sudoriental de Suruç matando a 33 personas y, el 10 de octubre, dos presuntos militantes del Estado Islámico se inmolaron en una marcha por la paz en la capital turca, Ankara, segando la vida a más de un centenar de personas.

 

fotos TWITTER

fuente EL PAÍS

Comments

comments